Productores con éxito

Yucatán.- Faustino Canul Herrera y Gloria María Ávila Pérez son productores ganaderos, quienes le dieron un giro radical a su vida desde que comenzaron en el sistema de financiamiento de la Unión Ganadera Regional del Oriente de Yucatán (Ugroy).

Ayer lunes cada uno mostró lo que ya trabajó durante 5 años en la ganadería.

Canul Herrera relató que antes se dedicaba a la sastrería hasta que en 2010 comenzó en la ganadería. Primero adquirió cinco becerros y cuando iniciaron los financiamientos en la Ugroy consiguió 20 animales: 12 toros y ocho novillos más con un crédito de 20 mil pesos.

Señaló que después de saldar ese crédito su hato comenzó a crecer, ahora tiene 44 animales; su último crédito fue de 154 mil pesos. Además hace un año que comenzó en la agricultura.

Actualmente tiene una hectárea de chile habanero y chile xcat. Apenas el fin de semana vendió 200 kg de habanero en la Riviera Maya.

—Yo no sabía nada de la ganadería, pero me han dado capacitaciones y hoy todo lo que tengo es fruto de mi trabajo —relató con lágrimas en los ojos.

Canul Herrera también siembra maíz, sorgo, que ensila para alimentar a su ganado en tiempo de sequía.

El productor tiene tres hijos: un médico, una enfermera y un maestro.

Sin embargo, dijo que solo con ayuda de un empleado se ocupan del rancho.

Gloria Ávila indicó que desde hace mas de 45 años que su esposo, Alfredo Conde Medina, se inició con el negocio de la ganadería, pero sin un rumbo fijo, hasta que en 2009 comenzó en el sistema de financiamiento de la Ugroy y compró animales de engorda y pie de cría.

La utilidad que les dejó fue de 100 mil pesos y solo compraron 20 toros con un crédito que solicitaron.

Mencionó que hace cinco años que marcaron el rumbo de la ganadería lechera. Primero adquirieron una vaca que nunca se dejó que la ordeñen, luego la vendieron y compraron siete vacas. Recordó que en la primera ordeña apenas consiguieron dos litros de leche.

Con el paso de los años se capacitaron y viajaron a Costa Rica y El Salvador como parte de los cursos que ofrecen los bancos financieros que trabajan con la Ugroy.

De la ordeña manual con la que iniciaron, ahora realizan esta tarea con una ordeñadora eléctrica. Son 60 vacas lecheras las que producen diario más de 150 litros.

La madre de familia expresó que la comercialización fue difícil los primeros años, primero porque ya no se la querían pagar al día, sino cuando el comprador quería. Pero todo mejoró cuando comenzaron a realizar productos a base de leche, como labne, leche hervida, queso asadero, queso parmesano y labne con aceitunas negras.

La leche que les sobra es la que venden y gracias a los apoyos, tanto de la Ugroy como del gobierno, su negocio en la ganadería creció y se volvió familiar.

El Diario de Yucatán

Comentarios

comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *