Cosechan rábanos: empieza la magia para Oaxaca

0
Evalúa esta publicación

Oaxaca.- Con los primeros rayos del sol, este martes, decenas de hortelanos llevaron a cabo la cosecha de rábanos que ocuparán para transformarlas en obras “mágicas”, producto de su creatividad e imaginación que exhibirán este 23 de diciembre, en la 120 edición de la Noche de Rábanos.

Don Florencio Serafín Muñoz acudió puntualmente al vivero del bosque El Tequio, ubicado en Santa Cruz Xoxocotlán, a realizar su cosecha. Lleva participando en esta tradicional celebración, única en la capital del estado y el mundo, más de 30 años.

Cuenta que en sus inicios, hacían la siembra en un terreno en Trinidad de las Huertas, cuando todavía la ciudad capital no estaba tan poblada, y durante cinco años consecutivos fue el encargado de cultivar y cuidar la cosecha para todos los participantes.

Decenas de premios

A sus 62 años de oficio horticultor y artesano, originario de San Sebastián Ocotlán, cuenta que la Noche de Rábanos le ha dejado varias decenas de premios, y a su paso ha visto muchas mejoras que le han dado realce a la celebración y otras no tan buenas.

“Antes, los que participábamos teníamos que llevar a cabo la siembra de los rábanos o traerlos desde Puebla, le invertíamos y si no ganaban, era un dinero prácticamente perdido; también teníamos que traer nuestra mesa o lo que fuera para colocar las obras; hoy, ya no es así, el gobierno apoya con la siembra y la regala, otorga espacios para la colocación de las figuras y da estímulos a las 20 mejores piezas”.

Mientras que otras adiciones que considera no han sido tan buenas, es la talla del rábano para realizar las figuras, pues en sus inicios, en 1897, los hortelanos únicamente hacían adiciones a las figuras que ya tenían los tubérculos desde su nacimiento.

“Este año me voy a basar en las reglas que señala el jurado, voy a esculturar mis rábanos porque en los últimos dos años no gané nada derivado de que muchos ya lo hacen así, les dan forma y no respetan la figura original; pero también voy a seguir haciendo estas figuras para que conozcan cómo se hacían inicialmente”.

En la cosecha, don Serafín se encontró con otros dos grandes hortelanos de antaño, Ricardo Canseco y Juan Manuel García, ganadores durante varias ediciones de la Noche de Rábanos y que hoy compiten con las nuevas generaciones y su creatividad.

Nuevas ideas

Ricardo Canseco y Alejandro Medina son los ganadores en la categoría libre con la elaboración de la pieza “Cocodrilo”, el año pasado en la edición 119 de la Noche de Rábanos; este 2017 buscan repetir su premio y para ello, su obra la titularán “Tierra Mágica”.

Desde temprana hora llegaron al vivero de El Tequio para realizar su cosecha de tubérculos que trabajarán durante los tres días siguientes hasta lograr concretar su idea y plasmarla en las hortalizas.

“Oaxaca es una tierra que lo tiene todo y en esa idea nos vamos a centrar; ahorita sacando los rábanos, viendo las formas, con eso vamos moldeando qué figuras vamos a hacer”.

Cosechan 14 toneladas

Durante la tradicional cosecha de rábanos participaron cerca de 250 personas, hombres, mujeres y niños; los tubérculos permanecieron durante 100 días en esta tierra.

En total, fueron 14 toneladas de tubérculos de la variedad Bartender y Champion los que se extrajeron y que serán utilizados en la creación de figuras “mágicas”, en la Noche de Rábanos, que se exhibirán en el zócalo de la capitala oaxaqueña. Algunas hortalizas llegan a pesar hasta 15 kilógramos.

Fiesta que define a Oaxaca de Juárez

De acuerdo con las autoridades capitalinas, en esta ocasión se inscribieron 143 concursantes no sólo en figuras de rábanos gigantes, también en flor inmortal y totomoxtle.

Este 23 de diciembre, víspera de Navidad, el zócalo de la capital oaxaqueña será invadido de figuras creativas que reflejan las tradiciones, cultura y visión de artesanos, elaboradas por sus manos mágicas.

Se trata de la 120 edición de la celebración de la Noche de Rábanos en la ciudad de Oaxaca de Juárez; un festejo nacido y creado en la capital, donde resalta la participación de hortelanos que exponen su creatividad e imaginación en los vegetales (rábanos), que ellos mismos cosechan.

Esta celebración ha dado un distintivo especial, único y de realce a la ciudad de Oaxaca de Juárez, pues en ningún otro estado del país hay un festejo similar a este.

En diciembre de 1897, con la llegada a la presidencia municipal de Francisco Vasconcelos, surgió la propuesta al gobernador en turno, Martín González, que se llevara a cabo un evento con motivo de las fiestas navideñas.

“En ese entonces, la Iglesia católica tenía establecido que estas fechas eran de vigilia, no se comía carne, y esto lo llamaban la vigilia de Navidad, por lo que se hacían platillos variados a base de hortalizas y verduras; los hortelanos ponían un mercado en la capilla del hoy hotel Camino Real para vender sus productos, de ahí que nació la idea de un evento dedicado a su participación”, contó en su momento el ex cronista de la ciudad, Rubén Vasconcelos Beltrán, quien falleció en junio del 2016.

NVI Noticias

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.