Plagas reglamentadas del aguacatero

0
Evalúa esta publicación

El barrenador de ramas del aguacatero (Copturus aguacatae), el barrenador pequeño del hueso del aguacate (Conotrachelus perseae  y C. aguacatae), el barrenador grande del hueso del aguacate (Heilipus lauri) y la palomilla barrenadora del hueso (Stenoma catenifer), son las cinco plagas reglamentadas para el aguacate mexicano, las cuales formaron parte de la causa que originó la implementación de la cuarentena impuesta por el gobierno de Estados Unidos de América en 1912 al aguacate mexicano. A fines de 1997, se dio la apertura del mercado estadounidense, a partir de entonces la expansión de las áreas aguacateras en territorio mexicano han aumentado paulatinamente, colocándose actualmente como el principal productor y exportador de aguacate del mundo al aportar el 35% a la producción mundial y el 36% a las exportaciones de frutos. A nivel nacional, se cuenta con alrededor de 151 mil hectáreas de aguacate que generan una producción aproximada de 1.3 millones de toneladas cuyo valor de la producción equivale aproximadamente a 16 mil millones de pesos (SIAP, 2012).

Actualmente, la campaña contra plagas reglamentadas del aguacatero opera en los estados de México, Colima, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro y Nuevo León, con el objetivo de conservar las zonas libres y mejorar el estatus de las zonas bajo control de las plagas reglamentadas del aguacatero, mediante la aplicación de la estrategia operativa. Para ello, se implementan acciones considerando hacer uso del Manejo Integrado de Plagas (MIP), que trata de “la cuidadosa consideración de todas las técnicas disponibles para combatir las plagas y la posterior integración de medidas apropiadas que disminuyen el desarrollo de poblaciones de plagas y mantienen el empleo de plaguicidas y otras intervenciones a niveles económicamente justificados y que reducen al mínimo los riesgos para la salud humana y el ambiente”.

En este sentido, en la campaña fitosanitaria se llevan a cabo acciones de 1) muestreo, con la finalidad de detectar oportunamente la presencia de barrenadores del hueso y ramas, 2) control de focos de infestación, a través de la aplicación de control cultural como son la poda, destrucción de fruta infestada, y la aplicación de agroquímicos  dirigidos al follaje y al suelo (ligeramente tóxicos), haciendo énfasis que en caso de que el foco detectado ocurra en un huerto de traspatio se aplicarán productos de bajo o nulo impacto a las personas y animales domésticos, en algunos casos, también se recurre a organismos de  control biológico; en conjunto la finalidad es reducir al mínimo los riesgos para la salud humana, salud animal y el ambiente. Adicionalmente, se realiza control legal mediante el establecimiento de requisitos fitosanitarios para la movilización/comercialización del aguacate. De manera complementaria, se efectúa capacitación a técnicos y productores; y se realiza actividad de divulgación (impresos y spots de radio) con el propósito de difundir las acciones propias de la campaña.

En 2014, la campaña contra plagas reglamentadas del aguacatero opera con un presupuesto de $47,487,436 millones de pesos; y para implementar la estrategia cuenta con una estructura operativa de 187 técnicos, entre los que se encuentran los coordinadores de campaña, profesionales fitosanitarios y auxiliares de campo, adicionalmente, se tiene la participación de 19 mil 302 jornales.

Con las actividades realizadas en la campaña fitosanitaria se mantiene la categoría de zonas libres y en enero del presente año se publicaron los Acuerdos mediante los cuales se reconoce como zona libre a los municipios de Tepic (Nayarit), Concepción de Buenos Aires, La Manzanilla de la Paz, Mazamitla, Tapalpa y Zapotiltic (Jalisco). Por lo que, actualmente se cuenta 900 hectáreas libres de barrenador de ramas en Michoacán y de alrededor de 114 mil hectáreas libres de barrenadores del hueso en los estados de Michoacán,  Morelos, Jalisco, México y Nayarit. Adicionalmente, con el propósito de ampliar el estatus fitosanitario alcanzado se encuentra en proceso de reconocimiento de zona libre de barrenadores del hueso los municipios de Quiroga, Tlazazalca, Huiramba (Michoacán), Tochimilco (Puebla), Tétela del Volcán y Yecapixtla (Morelos). La expectativa de la campaña es continuar con la estrategia operativa a fin de mantener y mejorar el estatus fitosanitario de las áreas productoras de aguacate mexicano.

De no realizarse las acciones de la campaña se incrementaría el porcentaje de infestación en 18,597 hectáreas ubicadas en zonas bajo control fitosanitario de barrenador del hueso, que corresponden al 13% de la superficie sembrada a nivel nacional y con un valor de la producción de 2.3 mil millones de pesos.

Las zonas libres representan la posibilidad de ser consideradas en el esquema de exportación, por tanto, al no realizarse las actividades fitosanitarias de la campaña se pondría en riesgo las zonas libres, que representan el 73.9% de la superficie total establecida de este cultivo en México y las 76,458 hectáreas aprobadas (2013) para la exportación de aguacate, lo que significaría dejar de captar más de 1,200 millones de dólares por concepto de la exportación de esta fruta.

PLAGAS AGUACATERO1

PLAGAS AGUACATERO2

PLAGAS AGUACATERO3

PLAGAS DEL AGUACATERO

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.