Un lustro perdido para el agro de la Mixteca, Oaxaca

0
Evalúa esta publicación

Oaxaca.- Como si la fatalidad se empeñara a acompañarlos, desde hace cinco años quienes siembran el trigo en este Valle de la Mixteca han visto más pérdidas que ganancias.

Sin un temporal estable, intercalado con frío, sequías y recientemente una mezcla de exceso de lluvia con heladas subsecuentes, cerrar el ciclo en diciembre significó no recuperar inversiones para los productores de esta parte del estado

El daño fue tal que no hubo oportunidad de rescatar semillas para volver a sembrar en junio próximo; será a mediados de año cuando los campesinos valoren si vuelven a arriesgar a impulsar un cultivo propicio en la zona por su clima frío, pero ahora desastroso por guiarse por un inestable temporal.

“Estamos descapitalizados y sin semilla porque no se ha dado la cosecha, la gente no tiene para volver a sembrar”. Las palabras del Presidente del Sistema Producto Trigo de Oaxaca, José Ramos Castillo, es un balance sin medias tintas, sin dejo de equivocación.

A la par de los años que ha vivido, el hombre se desenvuelve en este tema agrícola como quien nació en esta tierra para hacer lo que su familia ha llevada a cabo por años para obtener sustento.

Estudió y trabajó fuera de Santiago Tillo, volvió a ese municipio cuando nadie más trabajaría las tierras familiares, pero la siembra en 2017 fue otra vez una pérdida.

Los 60 mil pesos que invirtió para cultivar ocho hectáreas de tierra, se perdieron “por exceso de agua y luego por la helada” de los primeros días de diciembre, antes de la entrada del invierno.

Pierden 80% de cosecha

En Santiago Tillo, municipio mixteco conformado por 22.96 kilómetros cuadrados, 30 productores sembraron cien hectáreas.

El 80 por ciento de la cosecha se perdió. Los granos que se salvaron “fueron porque se sembraron a principios de junio”, explican. José Ramos lo hizo un mes después, al final de la temporada.

“A veces siembra uno temprano (en junio) y le da, otras veces un poco más tarde (en julio) y le da”. No hay una fórmula para saber cuándo va a funcionar.

En la mayor parte de este Valle el exceso de lluvia en 2017 afectó los cultivos de trigo, “le salieron hongos”, pero también dañó a cultivos de cebada, fríjol y maíz de temporal, sobre todo si lalabor de labranza se inició tarde por lo que la helada alcanzó a los cultivos.

En esta parte de la mixteca alta las temperaturas cercanas a los cero grados en el termómetro, “mancharon” el frijol que alcanzó a darse. Si no fuera porque ofrecen su trabajo como tequio o aportación a las actividades de la Primaria Vicente Guerrero de San Andrés Andua, sembrar la parcela escolar sería casi un sin sentido.

De 35 kilos que sembraron en nueve mil metros cuadrados, “como llovió mucho”, apenas y lograron recuperar 700 kilos.

Al momento de hacer las cuentas el resultado no es alentador, si el coyote bien les paga a doce o diez pesos el kilo, 7 mil pesos es lo que Alfredo Rodríguez Girón estima lograrán obtener para “los eventos que lleguen a hacer los maestros o útiles que necesiten los alumnos”.

No es redituable, pero deja algo

Los mismos cultivos en cuatro hectáreas de su propiedad le hacen saber que el campo no es redituable, “pero es la manera de sacar algo, aunque el campo deje muy poquito, deja algo”.

Si le va mal con la cebada, luego siembra maíz, frijol o, como le hará ahora, trigo. “En este ciclo nos fue mal, por mucho temporal que vino el agua, el año pasado fue por sequía, ahora el agua y el hielo, no hay suficientes terrenos de riego, hay que estar esperando el temporal, si viene mal, sale mala la cosecha”.

Cambian cultivos

Si el ciclo que recién concluyó no les funcionó, José Ramos advierte que los productores de trigo optaran por otro cultivo. “La mayoría no sacó ni los 8 mil pesos que invirtió para sembrar, no sacaron ni semilla”.

Esas condiciones hacen que, a juicio del también Presidente de la Unión de Ejidos y Comunidades Valle Noxhixtlan, tengan que pedir a las instancias oficiales apoyo con semillas.

Lograrlo es incierto, en el 2017 la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagarpa) les ayudó muy poco con paquetes tecnológicos que incluían fertilizantes y agroquímicos.

Falta saber si habrá un apoyo para resarcir los daños constantes o si el ciclo 2018 será otro año de pérdidas que se sumará a la mala racha, hasta alcanzar toda la década.

 

NVI Noticias

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.