Emprenden cultivo de Jaca en la sierra norte de Puebla

0
Rate this post

Entre mameyes, zapotes y plátanos una enorme fruta verde colgada de un mecate en las casuchas de madera ubicadas a la orilla del tramo carretero La Ceiba-Apapantilla, en el Camino Nacional 130, llama la atención de los turistas que viajan a las playas del norte veracruzano: se llama Jaca y su cultivo es una alternativa en esta zona donde el calor abruma, lo mismo que la pobreza.

Es imposible no verla. Es rara y áspera, y según cuentan los pobladores de Agua Linda, tiene más propiedades que el nopal y muchos políticos de la región.

Agua Linda, es una pequeña población de la parte baja de la Sierra Norte del estado, ubicada a una media hora de Apapantilla, principal junta auxiliar donde actualmente se encuentran los poderes del municipio de Jalpan y es habitada por unas mil personas dedicadas a las labores agrícolas principalmente.

Desde hace ocho años Carlos Rodríguez Osorio empezó a operar un novedoso proyecto: la siembra y comercialización de Jaca, cuyo consumo es recomendado para prevenir y combatir algunas enfermedades como la migraña y la anemia, también se utiliza para preparar exquisitos jugos, y dada la abundancia con la que se reproduce puede ser una alternativa agrícola para la región.

El campesino tiene actualmente una plantación de cinco hectáreas, con una producción de cuatro toneladas por año, cada fruta pesa de cuatro a 30 kilogramos. Actualmente se comercializa a 20 pesos el kilogramo, su cultivo no necesita ningún tipo de abono, pero sí mucha agua, pues se tiene que regar cada ocho días y el árbol tarda tres años para empezar a dar frutos y cada una de ellas requiere de 95 días para madurar.

Don Carlos muestra orgulloso su cultivo, único de este tipo en la región a donde la trajo desde el estado de Nayarit, lugar del país donde se siembra con mayor intensidad, pero se queja de que carece de apoyos oficiales: “he andado por muchas dependencias tramitado muchas solicitudes, inclusive un proyecto bien requisitado y, nada, puras promesas, por eso estamos como estamos”.

Fidencio Vargas Tolentino, carismático líder de Jalpan, secunda a don Carlos y explica: “en verdad es muy bueno este cultivo, además sus productos son muy sabrosos, no entiendo por qué el gobierno habla mucho de que se deben sembrar cultivos diferentes al café y cuando alguien lo hace, lo ignoran por completo. No es justo que no se valore el esfuerzo de don Carlos, que con sus propios recursos, muy limitados, ha producido y comercializado esta fruta. Ojalá el gobierno volteara a ver este proyecto”.

Don Carlos dice que no requiere de mucho dinero para mejorar su cosecha, pero no lo tiene y asegura que con los recursos para instrumentar un sistema de riego crecería su producción, además pide la difusión a través de los medios, para aumentar el consumo de esta fruta a la que él le atribuye cualidades milagrosas y casi no tiene desperdicio:

Los chinos consideran las semillas y pulpa de la Jaca como tónica, refrescante y nutritiva, y “útil en la superación de la influencia del alcohol en el sistema.” El asado de las semillas se considera afrodisíaco. La ceniza de las hojas de jaca, quemadas con cáscaras de coco y maíz, se usan solas o mezcladas con aceite de coco para curar las úlceras.

El látex seco produce artostenona, un compuesto con marcada acción androgénica o masculinizante. Mezclado con vinagre, el látex promueve la curación de abscesos, mordedura de serpientes e hinchazones glandulares.

La raíz es un remedio para enfermedades de la piel y el asma. Un extracto de la raíz se toma en los casos de fiebre y diarrea. Las hojas calientes se colocan en las heridas. Y la madera tiene una propiedad sedante.

Municipios Puebla

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.