Producen fresa y tilapia, sin descuidar el medio ambiente

0
Rate this post

Sesenta mil plantas de fresa son las que un grupo de 15 productores de la comunidad Boca del Río, ubicada aproximadamente a 60 kilómetros de la cabecera municipal, han sembrado tanto en invernadero como al aire libre en un predio cercano al Río Conchos.

Pero el proyecto va más allá y a la fresa le han sumado la producción de tilapia, generando un círculo en el que no sólo reutilizan el agua, sino además sacan provecho al residuo orgánico de los peces como abono natural para las plantas.

Martín Carbajal Chacón, representante de los productores, explica que en el caso de la fresa se sembraron 54 camas en una hectárea de terreno con cerca de 3 mil plantas por cama, dando un total de 60 mil.

“No todas las camas son del mismo tamaño, algunas son más pequeñas, por eso es que tenemos 60 mil”, dice.

Agrega que actualmente las plantas se encuentran en periodo de latencia, pero en cuanto aumente la temperatura éstas empezarán a despertar y las hojas crecerán al igual que las flores.

“Aún no empieza a producir flor ni estolón, pero ya estamos en febrero y falta poco para que inicie el proceso”, explica Carbajal.

A partir de la base de cada flor se va formando el fruto, proceso que tarda alrededor de 28 días, por lo que si empieza a florear en marzo, en abril ya se tendría la fresa madura lista para el consumo, agrega.

El entrevistado señala que la planta requiere ciertos cuidados para que sobreviva como es el riego diario, corte de hierba constante –tratando de que haya la menor cantidad de ésta cerca de la planta, que no haya mucha tierra y el fruto no se pudra–, así como estar al pendiente de los insectos, ya que “hay una mosca muy brava que se come la orilla del fruto y éste crece deforme”.

Indica que la planta requiere mucha agua, por eso es que se riega a través de un sistema por cintillo, de dos a tres horas diarias por zona.

De igual forma, comenta, es resistente al frío y durante los meses de invierno –particularmente en el lapso de noviembre a febrero– la planta “se duerme”, pero tolera bien temperaturas de hasta -5 grados centígrados, lo que no sucede con el calor, ya que si se expone a los 40 grados entra en estrés y no generan fruto.

“La fresa no es originaria de Chihua-hua, pero tenemos las condiciones de clima muy aptas para desarrollar la planta; aquí estamos viendo que la “frotación” es un mes antes que en Michoacán –de donde es propia la planta–, porque allá tienen problema con las lluvias y aquí con el calor”, dice Carbajal.

Informa que son tres variedades de fresa las que están produciendo: “Camino Real”, “Cama Rosa” y “San Andrea”.

Siembran más de 2 mil crías

Además, más de 2 mil alevines o crías de tilapia son sembrados en seis tinas con capacidad para 80 mil litros de agua, suficientes para que los peces crezcan en condiciones libres de estrés.

Érik Prieto, director de Desarrollo Rural de Satevó, indica que son tres tinas por cada techumbre de invernadero, mismas que son alimentadas con agua del río y a donde los alevines –que son traídos de Mazatlán porque ganan peso y tamaño más rápido que los producidos en centros acuícolas locales– llegan en febrero pesando un promedio de .07 gramos.

Para agosto alcanzan su peso máximo de 450 gramos, encontrándose entonces en la etapa idónea para comercializarlos.

Prieto explica que la temperatura óptima para la sobrevivencia de los peces oscila entre los 14 y 28 grados centígrados debido a que “son de agua cálida, por eso durante el invierno no se producen porque el agua del río está muy fría”.

Proyecto incluyente

La producción de fresa es un proyecto innovador que se está desarrollando en la parte sur del municipio, sobre todo en la zona de mayor pobreza, señala Mario Álvarez Tarango, alcalde de Satevó.

Explica que están conjugando la producción de fresa y tilapia, pero además “se están organizando un grupo de mujeres para trabajar y darle valor agregado a la fresa elaborando mermelada.

“Vemos el entusiasmo de alrededor de 13 mujeres para echar para adelante este proyecto y queremos apoyarlas para procesar la fresa haciendo derivados de ella como la mermelada y comercializarla sin tener tanta pérdida; ellas se sumarían al mismo número de hombres que están involucrados en la producción”, dice el presidente municipal.

En cuanto a la inversión, Álvarez indica que fue de alrededor de 2.5 millones de pesos con recursos municipales y de la Comisión Nacional de las Zonas Áridas (Conaza). “El Municipio estuvo apoyando para comprar la plántula de la fresa así como los alevines además de horas máquina y asesoría”, finaliza.

Para saber…

• Son 60 mil plantas de fresa sembradas sobre camas de plástico en una hectárea de terreno

• Seis tinas de alevinaje bajo techo con capacidad de 80 mil litros de agua

• En las tinas se siembran alrededor de 2 mil 500 crías

• En el exterior cuentan con una tina con capacidad de 300 mi litros de agua para surtir las tinas donde está la tilapia

• Hay otra tina con capacidad de 150 mil litros en la que se vierte el agua de las tinas de siembra de tilapia; allí se sedimenta el líquido y quedan los nutrientes que deja el pescado para ser utilizados como abono orgánico.

• El agua se toma directamente del río, pasa primero a las tinas de alevinaje, luego a la de sedimentación y finalmente se utiliza para el riego de la fresa

Diario mx

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscribete a nuestro Boletín

Únete a nuestra lista de correo para recibir noticias y actualizaciones importantes de Panorama Agrario.

Te has suscrito exitosamente