Son 3 los vectores que afectan al chile

0
Evalúa esta publicación

Durango.- El cultivo de chile, en el municipio de Poanas, está amenazado por al menos tres vectores distintos que amenazan con dispersar el geminivirus.

El gerente estatal del Comité de Sanidad Vegetal, Leobardo Ramírez Ramírez, explicó que además de la Palomilla Blanca, a quien se le han atribuido las pérdidas en los últimos cuatro años, el Comité que representa está al pendiente de la Chicharrilla y la Paratrioza.

Como medida preventiva, al inicio del ciclo de producción de plántula, el Comité estuvo al pendiente de 24 mil metros cuadrados de almácigos, para garantizar que estos lleguen a las parcelas libres de virosis.

“Si el virus llega a inicio de la fenología del cultivo, los resultados son muy malos, si el virus llega al final ya no tanto porque el virus terminó su producción”, destacó.

Ahora, toca a los productores asumir un rol activo en el seguimiento de las medidas de prevención de la plaga.

Para ello, el Comité ha dispuesto dos puntos de distribución de insecticida, uno en la Presidencia Municipal y otro en la comunidad de Santa Cruz, para que quienes tienen siembra de chile puedan continuar el tratamiento y evitar la propagación de la enfermedad.

Si bien en este momento, el municipio no se encuentra en alerta máxima por la prevalencia de algunas parcelas con virosis en las primeras etapas del proceso de crecimiento, sí es cierto que preocupa la decisión de algunos productores de no apegarse a los planes de prevención mediante las campañas de fumigación.

Una de las razones es que existe un porcentaje de campesinos en el municipio de Poanas que se dedican a la siembra del chile como segundo cultivo; esto significa que las medidas preventivas para evitar la prevalencia de la plaga no se siguen de manera estricta.

Quizá porque esto resulta en una inversión y los campesinos no están dispuestos a realizar estos pagos, ya que la preparación de una hectárea de chile puede costar hasta 30 mil pesos, según estimaciones del Ayuntamiento.

Esto, no obstante pone en riesgo el resto de las parcelas, cuyos dueños sí están involucrados con el combate de la plaga que afecta el municipio desde hace cuatro años.

La preocupación de las autoridades de Sanidad tiene que ver con que factores como las altas temperaturas, la humedad y el crecimiento de las plantas hospederas provocan un incremento en la prevalencia de los vectores.

En años anteriores, el Comité ha dispersado hasta tres mil dosis de insecticida, pero también ha habido años en los que las dosis no se utilizan debido a que los productores no lo solicitan.

El Siglo de Durango

Comentarios

comentarios

Leave A Reply

Your email address will not be published.