La lluvias afectan a los cultivos de maíz y hortalizas

0
Evalúa esta publicación

Yucatán.- Las lluvias de la onda tropical No. 4 que afectaron a la región en días pasados causaron daños en cultivos de hortalizas y maíz en la cabecera, donde campesinos desconocen si el gobierno estatal aplicará algún programa de apoyo.

De acuerdo con campesinos, no sólo en las comisarías del Cono Sur se registraron daños en la agricultura sino también en unidades de producción de la cabecera, principalmente en hortalizas.

Las lluvias que se registraron todo el día del sábado y domingo dejaron bajo el agua cultivos de sandía, calabaza y maíz en unidades de riego al oriente de la ciudad, de modo que consideran que las autoridades deben poner en marcha un plan para ayudar a los campesinos a salir adelante tras las pérdidas.

En un recorrido por milpas de la unidad Cacaoché Pozo 1 se detectaron cultivos de hortalizas que se vieron afectados por el exceso de agua. De acuerdo con campesinos del sector, se inundaron los de las partes bajas.

“Las plantas no se levantaron nuevamente y es difícil que se logre la cosecha. Lo más seguro es que se pudran los frutos, por ello hacemos un llamado a las autoridades a que nos ayuden con algo de semillas para volver a sembrar y así recuperarnos de estas pérdidas —indican.

Añaden que no todo se ha perdido y esperan buena cosecha de los cultivos que están en partes altas, como no ha habido en otros años, principalmente de cítricos.

Actualmente los campesinos cosechan naranja y toronja, cuyas cajas de 20 kilos se venden hasta en $60 en los mercados de la región.

En Tzucacab, aunque los cultivos de hortalizas no se inundaron, el exceso de lluvia afectó a frutos como la sandía y a las plantas que están en crecimiento, de manera que pasan apuros.

Productores explicaron que pasan apuros porque se ven obligados a cosechar los frutos de sandía antes de que se pierda la producción.

La plantas que están en crecimiento también se perderán, afirmaron, porque “el agua las quemó”.

Productores de sandía explicaron que apenas comenzaban la cosecha y los frutos ya se comenzaron rajar. “El exceso de lluvia propicia que se parta (el fruto), aunque no esté sazón, y la pulpa no tenga el color rojo”, dijeron.

“La ventaja de la sandía es que, cuando ya le falta poco por sazonar, se puede cosechar y guardar en un lugar fresco, en espera que vaya madurando poco a poco, para poder comercializarla; es una opción que pude funcionar”, añadieron.

“Dejarla en el campo en espera de que sazone en la planta significa pérdida total, ya que se parten y se descomponen”.

Muchos productores están cosechando las sandías para evitar mayores pérdidas y recuperar parte de los gastos en insecticidas y fungicidas que se aplican, los cuales cuestan hasta 500 pesos un cuarto litro.

 

Diario de Yucatán

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.