Siembras avanzan 97% en el sur de Cuencamé

0
Evalúa esta publicación

Durango.- A diferencia de otras regiones del estado de Durango, donde las lluvias se han registrado de manera irregular, en el sur del municipio de Cuencamé la situación es diferente ya que las precipitaciones hacen vislumbrar un panorama muy positivo para los productores agrícolas ya que se ha sembrado el 97 por ciento de los distintos cultivos.

Tras revelar lo anterior el productor Vicente Victorio Robles, originario de la comunidad Cuauhtémoc de dicho municipio, comentó que la superficie que abarca el sur de esta demarcación es de aproximadamente 35 mil hectáreas, de las cuales 10 mil corresponden al frijol Pinto Saltillo, mientras que otras 15 mil son de frijol negro, en tanto que las restantes 10 mil hectáreas se destinan a la siembra de avena y cebada.

Opción

“En un tiempo, nos dijeron que el frijol negro era más apto para la zona del estado de Zacatecas, y los pintos se recomendaban más para Durango, pero luego la gente, al ver los precios, optó mejor por sembrar el frijol negro. Por ejemplo, en mi caso, yo sembré más el negro, porque es de más cuerpo y la tierra, a lo mejor, lo levanta más”, comentó el entrevistado.

Regulares

Cuestionado sobre la frecuencia con que han caído las lluvias en esa región, Victorio Robles enfatizó que han sido muy benéficas, de tal manera que se han registrado en los periodos que más lo han necesitado, desde últimos días de junio, los primeros días de julio, y a partir de ahí las precipitaciones han sido más esporádicas pero con una cantidad que ha sido muy favorecedora para las tierras de cultivo.

“Aquí en el sur de Cuencamé, sí ha llovido regularmente, no como el año pasado, que fue más copiosa la lluvia, pero nosotros sí alcanzamos a sembrar ya todo, una parte de frijol negro, otra de pinto, otra de cebada, otra de avena y maíz, por qué no decirlo. Ya se había sembrado algo de maíz de humedad y maíz de temporal, de ese normal”, añadió.

Por estas circunstancias, recalcó, el panorama para los cultivos en general se observa bien en cuanto a las lluvias se refiere, ya que también el exceso de agua pluvial termina por afectar a la planta de frijol, mientras que para la avena y la cebada no le causa perjuicio alguno.

Cifras

Los cultivos de avena y cebada también son importantes en el sur de Cuencamé, por lo que los campesinos de esta región destinan alrededor de 10 mil hectáreas de sus parcelas.

 

El Siglo de Durango

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.