Guía para la alimentación de vacas lecheras de acuerdo a sus requerimientos nutritivos

Las vacas deben ser alimentadas de acuerdo a sus requerimientos nutritivos. Estos varían de acuerdo al peso vivo, nivel de producción y momento de la lactancia que se encuentran los animales. Todos estos aspectos deben ser considerados para formular una ración óptima, en lo que se considera una cierta proporción de forraje y concentrado.

El presente artículo tiene como objetivo proponer algunas normas básicas del manejo alimenticio de las vacas lecheras tanto en pastoreo como en
confinamiento de manera de maximizar la eficiencia en el uso de los alimentos y obtener una mayor rentabilidad en el negocio lechero.

Requerimientos nutritivos de vacas lecheras 

Uno de los aspectos más importante que se debe considerar en la alimentación de las vacas lecheras es que ellas realicen un alto consumo de
alimento, de manera de maximizar la producción. Existen una serie de factores que influyen en el consumo voluntario de los rumiantes en general y,
de las vacas lecheras en particular. Estos pueden agruparse en:

1. Características propias del animal. 
2. Características del alimento que reciben. 
3. Efecto del manejo a que están sometidos. 
4. Efecto de las condiciones climáticas.

El consumo es importante, ya que a través de él, los animales ingieren los nutrientes que necesitan para vivir, producir, reproducirse, otros. Los principales nutrientes son: azúcares, proteína, grasa, agua, minerales y vitaminas.

Para el caso de nuestro país que posee un clima templado, las proteínas, minerales y vitaminas no constituyen un problema, ya que las praderas son
capaces de aportarlos en una cantidad adecuada. De no ser así, es relativamente fácil suplementarlo. Por otra parte, el agua se puede
suministrar como tal, además los alimentos, en una mayor o menor proporción, contienen este nutriente.

Para una mejor comprensión del lector, se analizará individualmente cada uno de los factores:

1. Características propias del animal

Las características propias del animal conjuntamente con las características de la dieta, son los factores más importantes y sobre los cuales existe la
mayor cantidad de información.

En términos muy simples, se podría indicar que el animal está capacitado para realizar un cierto consumo potencial, el que está afectado por una serie de factores, tales como:

  • Peso del animal
  • Rendimiento potencial de leche.
  • Estado de la lactancia.
  • Digestibilidad del alimento consumido por el animal.

Peso del animal

Existe coincidencia entre los investigadores que trabajan en el tema del consumo que el peso del animal, juega un rol preponderante. Sin embargo,
éste no es independiente del rendimiento de leche y de la calidad de la dieta que está consumiendo el animal. A modo de ejemplo, se podría señalar que dos vacas con idéntico peso, pero con distinto nivel de producción, consumirá más aquella que pueda producir una mayor cantidad de leche.

Vaca

En dos vacas con idéntico peso, pero con distinto nivel de producción, consumirá más aquella que pueda producir una mayor cantidad de leche

Rendimiento potencial

El rendimiento potencial de leche de una vaca es una característica que trae consigo el animal desde que comienza a gestarse, y es consecuencia de la
capacidad productiva que le hayan conferido los padres. Este rendimiento potencial de leche podrá expresarse si la alimentación suministrada a la vaca es la adecuada, tanto en cantidad como en calidad.

En la medida que los animales tengan un mayor nivel productivo se van haciendo más eficientes en el uso del alimento. El requerimiento de materia
seca aumenta en 0,2 a 0,4 kg por cada kilogramo de leche diaria producida sobre un rendimiento potencial de 5.000 kg de leche producida durante la
lactancia completa. Esto implica que al calcular los requerimientos energéticos del animal se debe considerar esta situación.

Etapa de la lactancia

En la Figura 1 se puede observar que la máxima producción de leche se logra entre los días 45 a 60 después del parto. El productor lechero debe realmente tratar de obtener el punto de máxima producción, ya que se sabe que por cada litro menos que exprese el animal respecto a su potencial, la producción se reduce en 180 litros. En otras palabras, si un animal potencialmente puede producir 25 litros en el punto de máxima producción, pero no la alimentamos adecuadamente y solamente llega a producir 20 litros, existirán 5 litros de diferencia entre lo potencial y lo obtenido. Esto implica que la vaca producirá 900 litros menos en la lactancia total (180*5=900). De aquí nace la importancia que el animal exprese realmente su potencial de producción, donde el consumo es un factor perfectamente manejable por el productor lechero.

Figura 1. Producción de leche, consumo y peso vivo durante la lactancia

En la figura anterior se observa que el máximo consumo se encuentra desfasado respecto a la producción de leche. En otras palabras, en los dos primeros meses de lactancia la vaca se encuentra en un balance energético negativo. Frente a esta situación, el animal “se defiende” movilizando grasa corporal con el objeto de cubrir el déficit energético. En general, este comportamiento se cumple en todas las vacas lecheras, pero es posible “manipular” el punto de máxima producción utilizando algunos manejos alimenticios. Es así como con el uso de concentrado se puede adelantar el punto de “máxima de producción de leche”.

Al observar la Figura 1, queda de manifiesto que los requerimientos nutritivos de las vacas lecheras varían en función de la etapa de la lactancia
en que se encuentren. El consumo de proteína expresado como porcentaje de la ración total para el primer, segundo y tercer tercio de la lactancia debe ser de 17, 15 y 13%, respectivamente. El contenido energético debe ser entre 2,9 a 2,7 Mcal de energía metabolizable por kilo de materia seca.

Como ya se señaló, el primer tercio es el exigente en la alimentación de la vaca lechera y es, en esta etapa, donde el productor lechero debe hacer los
mayores esfuerzos con el objeto de satisfacer los requerimientos nutritivos de los animales. En el primer tercio se produce alrededor del 45% del total de la leche de la lactancia. En el segundo y tercer tercio se produce el 32 y 23%, respectivamente. En otras palabras, una vaca de 6000 litros de leche en la lactancia producirá 27; 19,2 y 13,8 litros diarios en el primer, segundo y tercer tercio de la lactancia, respectivamente, por kilo de materia seca. Las recomendaciones de consumo de materia seca por kilogramo de peso vivo durante las diferentes etapas de la lactancia son las siguientes:

1er tercio de la lactancia 3,6% del peso vivo
2do tercio de la lactancia 3,0% del peso vivo
3er tercio de la lactancia 2,5% del peso vivo.

En términos prácticos esto significa que un animal de 500 Kg de peso debe consumir 18 Kg, 15 Kg y 12.5 Kg de materia seca durante la primera,
segunda y tercera etapa de la lactancia, respectivamente.

El término “materia seca” se puede definir como “todo lo que queda después de sacarle el agua a un determinado alimento”. Es una unidad que se utiliza para hacer comparable el contenido de los diferentes forrajes o concentrado.

Por otro lado, las vacas lecheras tienden a perder peso después del parto. Las zonas donde es más marcada esta situación es a nivel de la hendidura que existe bajo la cola y en las costillas. Este es un signo evidente de que el animal está movilizando grasa de su cuerpo para hacer frente a la producción de leche. La pérdida de peso en las vacas lecheras es inevitable, sin embargo, la magnitud va a depender entre otros factores de la alimentación preparto, grado de acumulación de reservas corporales, nivel de producción de la vaca y de la dieta que recibe al inicio de la lactancia.

Lo que se podría señalar como normal es que la vaca adulta pierda alrededor de un 10% de su peso durante los primeros meses después del parto, y se acepta que lo haga en 1,0 a 1,2 Kg por día. Luego desde el 2º al 5º mes el animal debe mantener el peso. Finalmente desde el 5º al 10º mes el animal debe comenzar a ganar peso, llegando al momento de ser secada con un peso igual al peso post parto.

A partir de ese momento la vaca comienza a ganar peso como consecuencia del crecimiento del feto, llegando a ganar alrededor de 60 Kg como
consecuencia de la gestación. Es necesario señalar que desde el punto de vista reproductivo la vaca mientras esté perdiendo peso difícilmente podrá
quedar preñada. De aquí la importancia de minimizar la pérdida y el período durante el cual la vaca lechera pierde peso.

Características del alimento suministrado a las vacas. 

Las vacas lecheras se caracterizan por ser muy selectivas en lo que comen. Por otra parte, dado que cortan el forraje con la lengua es que necesitan que el pasto que se les suministre tenga al menos una altura de 12 centímetros ya que de otra manera deberán caminar mucho para cosechar su propio alimento. Asimismo las vacas son capaces de distinguir cuales son los forrajes de mejor calidad y dentro de la misma planta preferirán las hojas antes que los tallos.

Por otra parte, se sabe que del total de forraje disponible en la pradera y que se les suministre a las vacas lecheras, ellas no comerán mas allá del 65%.
Como es lógico de suponer, en la medida que disminuye la disponibilidad de forraje se resiente el consumo.

La disponibilidad se encuentra afectada por el número de animales por unidad de superficie (carga animal) y de la velocidad de crecimiento de las
plantas constituyentes de una pradera. En otras palabras a mayor cantidad de animales por unidad de superficie el consumo se resiente, ya que a cada uno de ellos les corresponderá una menor cantidad de forraje

El crecimiento de los forrajes varía en función de la especie y de acuerdo a la época del año. En primavera-verano las praderas producen un 70% del total de forraje que producirían durante el año, lo que implica que en esta época el crecimiento es muy rápido y es el momento apropiado para realizar la conservación de forraje en la forma de ensilaje y/o heno.

Efectos del manejo 

Los efectos del manejo se refieren básicamente a tiempo de acceso que tienen los animales al alimento. Además se consideran los efectos de frecuencia (número de veces que ingresan las vacas a comer) y forma de presentaciones de las dietas (enteras, molidas, chancadas, otros.). Estas condiciones son importantes en animales estabulados, ya que en sistemas a pastoreo pierden
relevancia.

Efecto de las condiciones climáticas

Los fenómenos meteorológicos que influyen en el consumo son: temperatura, humedad, viento, radiación, lluvia y altitud.

Los efectos del clima sobre la producción animal son directos e indirectos. Directos porque afectan las necesidades energéticas de los animales e indirectos dado que influyen sobre la disponibilidad de forraje.

Uno de los factores más estudiados es el efecto de la temperatura. Se sabe con certeza que tiene efecto sobre el consumo de alimento, consumo de agua, producción y composición de la leche, tasa de concepción, otros. La máxima producción de leche se logra con una temperatura que oscila entre 4- 21ºC.

En la zona sur del país el principal problema climático lo constituye el efecto combinado de lluvia y viento. Todos los productores lecheros habrán
observado que cuando existe lluvia y viento los animales dejan de comer, lo que implica que bajaran la producción de leche. Dada esta situación, es
aconsejable que durante el invierno los animales permanezcan estabulados durante todo el día, o al menos, durante la noche.

ALIMENTACIÓN DE LAS VACAS LECHERAS A PASTOREO 

La gran ventaja en sistemas pastoriles es que las vacas cosechan su propio forraje. Sin embargo, la gran desventaja es que bajo esas condiciones no se puede predecir el consumo individual por vaca, y tampoco la variación individual, si es que conociéramos el consumo del rebaño. Al no conocer el
consumo de energía y otros elementos nutritivos, no es fácil suministrar a través del concentrado las cantidades adecuadas de nutrientes para lograr
una dieta equilibrada.

Al pastorear una pradera se debe tomar en consideración la disponibilidad de forraje existente en el potrero. El ingreso de los animales se debe hacer cuando la pradera tenga una disponibilidad de 2.000-2.500 kilos de materia seca por hectárea, esto corresponde aproximadamente en primavera a una altura de 15 cm. Este valor va a depender de la densidad de la pradera y del período del año de que se trate. En primavera la materia seca del pasto alcanza a 18-20%.

Al pastorear una pradera se debe tomar en consideración la disponibilidad de forraje existente en el potrero

Al pastorear una pradera se debe tomar en consideración la disponibilidad de forraje existente en el potrero

Los días que las vacas lecheras podrán pastorear una pradera va a depender de factores como disponibilidad, número de animales, peso de los animales, consumo de materia seca (MS), momento de la lactancia, otros. Supongamos un productor que tiene las siguientes características:
– Número de vacas : 50
– Disponibilidad de forraje : 2.500 kg. de materia seca por hectárea
– Porcentaje de utilización : 65 %
– Peso de las vacas : 500 kg.
– Consumo MS primer tercio : 3,6% del peso vivo

Para calcular los días que los animales podrán pastorear se hace el siguiente cálculo:

1) Disponibilidad real de forraje de acuerdo a porcentaje de utilización 2000*0.65= 1300 Kg de materia seca.
2) Consumo de materia seca por animal = 500*0.036= 18 kg de MS
3) Consumo de las 50 vacas del rebaño = 50*18 kg. MS = 900 kg de MS
4) Días en pastoreo = 1300/900= 1,5 días de pastoreo en ese potrero con todo su rebaño

Como norma de manejo se recomienda posteriormente pastorear esa misma pradera con animales de baja producción, preñados o la crianza, ya que estos son menos selectivos y se comerán el remanente de forraje.

En atención a los diferentes niveles de requerimiento de los animales, el productor lechero debe tener al menos dos piños de animales, aún cuando lo
ideal sería tres. En estos grupos se deben mantener animales de estado de lactancia semejante o niveles de producción similares. Para praderas de
trébol blanco-ballica bajo condiciones de riego, se ha determinado que durante la primavera, vacas sobre 24 litros/día de producción y vaquillas
sobre 21 litros/día deben ser suplementadas con concentrado, a razón de un kilo por cada dos litros sobre los niveles antes mencionados.
Con el objeto de tener un mejor control sobre la suplementación con concentrados, se debe realizar quincenalmente un control lechero. De este
modo, se puede establecer los grupos de producción y el ordeñador sabrá exactamente cual es la cantidad de concentrado que le debe entregar a cada
animal en la sala de ordeña.

ALIMENTACIÓN DE VACAS ESTABULADAS 

Desde el punto de vista teórico, la alimentación de vacas estabuladas pareciera ser más fácil. Sin embargo, desde la perspectiva del trabajo que ello
demanda es más complicado y costoso.

Al igual que bajo condiciones de pastoreo, los animales se deben separar en grupos de acuerdo al estado de lactancia y nivel de producción.

Es básico para realizar una buena alimentación en el período invernal, que los ensilajes y henos sean muestreados y analizados por un laboratorio
especializado. Interesa determinar los niveles de materia seca, proteína cruda y contenido de energía metabolizable.

El manejo de la alimentación durante el invierno puede realizarse bajo dos modalidades:
– Suministro de forraje y concentrado en forma separada.
– Uso de raciones completas.

En la primera alternativa se considera suministrar ensilaje, heno y concentrado. Este último se puede entregar ya sea en comederos instalados
en el recinto de estabulación o en la sala de ordeña.

Sobre la base del nivel productivo de las vacas y composición de los forrajes se determina la cantidad de ensilaje o heno y tipo de concentrado a
suministrar. Normalmente, la calidad de los henos y ensilajes producidos en la región es de regular a mala. Esto lleva a la necesidad de formular
concentrados energéticos o proteicos que estén por sobre los niveles normales de los concentrados comerciales que se venden en la región. En el caso de la proteína esta se puede suplementar vía afrecho de raps, lupino, afrecho de soya o diseñar concentrados con niveles superiores al 25% de proteína cruda.

En general, el nivel normal de proteína de los concentrados que se venden está entre 15-17% de proteína cruda (P.C.).
El sistema de alimentación en base a raciones completas consiste en mezclar todos los alimentos en una proporción tal que cada kilogramo de la ración tenga el mismo nivel proteico y concentración energética. Este sistema
presenta una serie de ventajas:

  • No existe selección entre los diferentes componentes de la ración
  • En el caso de utilizar alguna fuente de nitrógeno no proteico, como por ejemplo urea, ésta se revuelve con el forraje de tal forma de disminuir su mala palatabilidad (mal gusto)
  • ™Al suministrar un nivel adecuado de forraje y concentrado se puede evitar una posible reducción de la materia grasa de la leche

Entre las desventajas se pueden mencionar:

  • No se puede almacenar. Una vez hecha la mezcla debe ser consumida.
  • Requiere de carros mezcladores que tienen un alto costo. Sin embargo, es posible realizarlo a mano, pero demanda tiempo.
  • Es recomendable para rebaños grandes.
  • No es aplicable en período de pastoreo

™ Para utilizar este sistema es necesario realizar un buen número de cálculos aritméticos, especialmente cuando se utiliza ensilaje en su
preparación.

CONCLUSIONES

• Las vacas lecheras deben ser alimentadas de acuerdo al estado de
lactancia en que se encuentren. Especial importancia adquieren los
primeros 100 días de lactancia, período en el cual la vaca produce el 45%
de la leche total que producirá en la lactancia completa.

• En vacas lecheras se debe lograr el máximo de consumo de materia seca, de modo que la vaca pueda expresar su potencial productivo.

 

 

Fuentes:

HAZARD, T. S. 1990. Sabe Ud. como alimentar sus vacas lecheras.
Investigación y Progreso Agrícola Carillanca. 9(4):38-41

CAÑAS, R. 1998. Alimentación y Nutrición Animal. Pontificia Universidad
Católica de Chile. Facultad de Agronomía. Colección en Agricultura. Santiago, Chile.

ALIMENTACIÓN DE VACAS LECHERAS Sergio Hazard

 

Comentarios

comentarios

1 Comment

  1. ricardo

    28 mayo, 2015 at 10:53 am

    muy interesante

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *