Guía para Avicultura ecológica

0
Evalúa esta publicación

Para iniciar una granja, ya sea de gallinas o de pollos, lo primero es dimensionar las instalaciones dependiendo de si la producción va enfocada a canales de comercialización como grandes y tiendas especializadas de la zona (sobre todo lugares de gran densidad de población como grandes ciudades o cerca de la costa). En el primer caso serían necesarias mayores producciones y, por lo tanto, naves mayores con tendencia al automatismo.

Las razas autóctonas están mejor adaptadas a la zona y más resistentes a las enfermedades. Además tienen mayor aceptación en el comercio local, aunque inicialmente es muy difícil reunir un número grande de gallinas de razas autóctonas para montar la granja.

Lo normal es que las gallinas que se compren al principio sean de estirpes convencionales. Además hay que tener en cuenta la
económico (huevos/año de cada raza).

Al comprar gallinas para formar una granja ecológica hay dos opciones:

  • Comprar pollitas de origen ecológico de más de 3 días de edad. Lo mejor sería con una edad de entre 14 y 16 semanas para que cuando empiecen a poner, a las 18 semanas, estén adaptadas a nuestras condiciones.
  • La segunda opción es comprar pollitas con menos de 3 días de origen convencional. Este segundo caso se puede dar por la imposibilidad de encontrar pollitas ecológicas en el mercado o porque se decida realizar la cría y recría en la propia instalación y así asegurar la adaptación de las aves a las condiciones ambientales de nuestra granja.

Otra opción sería llegar a acuerdos con productores de huevos ecológicos de la zona y realizar la cría y recría de pollitas en una única granja y repartirlas a las demás granjas cuando los animales tengan unas edades próximas a la puesta.

Instalaciones y equipo

Para situar la explotación es recomendable que sea en terrenos con arboleda (dehesa de encinar, olivares, cítricos, etc) ya que las gallinas se sentirán así más protegidas y se decidirán a explorar toda la parcela, aprovechando de esta manera el estrato herbáceo de la misma. Hay que evitar situarla en zonas que se encharquen para evitar así posibles focos de contagio de enfermedades. Se buscarán zonas al abrigo de los vientos dominantes, debido a que los días de fuerte viento puede afectar negativamente en la puesta de nuestras gallinas.

gallina arboledas
Es recomendable que sea en terrenos con arboleda (dehesa de encinar, olivares, cítricos, etc) ya que las gallinas se sentirán así más protegidas y se decidirán a explorar toda la parcela, aprovechando de esta manera el estrato herbáceo de la misma.

 

Además es aconsejable limitar la parcela con cerca perimetral de unos 2 metros de altura e incluso fijarla al suelo con cemento para evitar la entrada de animales. Esto va a depender de la zona donde esté enclavada la explotación, ya que si está localizada en dehesa, olivar u otros enclaves con posible presencia de depredadores se tendrá que reforzar la vigilancia, por ejemplo, con perros.

En la nave o gallinero la densidad de animales no podrá superar las 6 gallinas/m2. Este gallinero dará acceso a un parque al aire libre que deberá tener unas dimensiones mínimas de 4m2 por gallina. Este segundo dato se correspondería con unas 2.500 gallinas por hectárea, cifra bastante elevada debido a que existe una limitación en el aporte de estiércol que nuestros animales van a aportar sobre la parcela, no pudiendo sobrepasar los 170 kg de nitrógeno por hectárea, por lo que es recomendable darle unas densidades en parque no superiores a las 1.000 – 1.500 gallinas por hectárea.

El diseño de las instalaciones va a variar en función del enfoque final del proyecto. Si se plantea como una actividad complementaria, se podría atender a un número inferior a 1000 gallinas, y para ello habría que utilizar instalaciones simples y económicas.

Por el contrario, si se va a tratar de la actividad principal, ocupando a tiempo completo al menos a una persona, necesitaremos unas 3.000 gallinas. Las instalaciones tendrán en este caso que adquirir mayores dimensiones y tener líneas de comederos y bebederos automáticos. Para ello existen en el mercado todo tipo de accesorios adaptados a cualquier necesidad.

Comedero automático para gallinas
Comedero automático para gallinas

 

El interior de las instalaciones también debe cumplir los requisitos que se reflejan en la tabla siguiente:

Además el gallinero deberá disponer de al menos la quinta parte de su suelo para la recogida de las deyecciones de los animales, siendo 3.000 ponedoras el número máximo a tener por gallinero.

 

Alimentación

Para que las gallinas pongan una cantidad de huevos suficiente como para rentabilizar la granja tendremos que utilizar pienso ecológico equilibrado compuesto por cereales, leguminosas y otros alimentos que aporten la alta necesidad de energía y proteínas que requieren para alcanzar unos niveles de puesta aceptables. Se ha de procurar que la composición del alimento aportado varíe lo menos posible puesto que este hecho puede afectar negativamente en el porcentaje de puesta. Como complemento, se han de añadir forrajes frescos (alfalfa o hierba fresca), en el caso de que se les haya agotado en el parque al aire libre, al que obligatoriamente deben tener acceso.

Sanidad

La lucha contra las enfermedades debe basarse en la prevención. Para ello se ha de tener un adecuado manejo en la cría de las gallinas, aportando alimentación equilibrada en todas las épocas del año, disminuyendo, en la manera de lo posible, las densidades de animales, dándoles un trato adecuado, sin movimientos bruscos y, sobre todo, extremando las medidas de higiene, evitando en todo momento la falta de ventilación, la humedad y la suciedad de los comederos, bebederos y ponederos. La limpieza de las instalaciones deberá ser frecuente, retirando la cama cuando lo veamos necesario y añadiendo posteriormente paja o cascarilla de arroz en abundancia así como productos desecantes. Tras haber tenido un lote de animales, las instalaciones deberán permanecer al menos un mes vacías antes de introducir el siguiente. Si las gallinas se han comprado con menos de 3 días se ha de recurrir al veterinario para que nos ponga un plan de vacunación adecuado a nuestras condiciones en granja.

Si se trata de pollitas ecológicas de más edad (de entre 14 y 18 semanas) vendrán ya vacunadas, por lo que si cuidamos los demás aspectos del manejo (densidades, higiene, alimentación, etc.) no tenemos porqué tener problemas.

Es muy importante realizar un seguimiento de los parámetros técnicos, llevando registros de consumo de alimento, registros de bajas de animales, etc., y que al contrastarlos indiquen si existen anomalías en la producción. Así se podrán detectar precozmente los indicios de enfermedad, de forma que puedan ser controlados con los métodos que nos permite la normativa ecológica y evitemos así recurrir a los tratamientos con medicina convencional que paralizarían temporalmente nuestra venta de huevos ecológicos.

Pollos ecológicos

En primer lugar y como punto de partida en la decisión para montar una granja de este tipo, se ha de tener en cuenta que los pollos se deben sacrificar en un matadero certificado para el sacrificio de aves ecológicas. Se recomienda no iniciar la producción de animales sin tener resuelto este trámite.

Para la producción de pollos ecológicos se ha de utilizar estirpes de crecimiento lento y así poder llevarlos a sacrificio a una edad mínima de 81 días.

Hoy en día se encuentran en el mercado una gran variedad de animales donde poder elegir: con cuello pelado, patas negras, con varios pesos finales, etc.

Instalaciones y equipos

Se han de tener las mismas consideraciones que tuvimos en cuenta con las ponedoras (localizada sobre zonas arboladas, con terrenos bien drenados, arenosos preferentemente, al abrigo de los vientos, protegida de los depredadores…).

El tipo de instalaciones en la producción de pollos puede ser más variado que en ponedoras. Debido a que no hay ponederos, las instalaciones pueden ser más sencillas y manejables. Nos podemos encontrar los siguientes modelos:

  • Gallineros pequeños fijos. De malla, chapa, madera o de obra.
  • Gallineros pequeños móviles. De estructura muy ligera que permitan desplazarlos (de forma manual o ayudados de maquinaria) de un parque a otro.
  • Grandes naves (siempre sin superar los 4.800 pollos por nave) donde tengamos líneas automatizadas de bebederos y comederos.

Los pollitos se comprarán con menos de 3 días, por lo que si no está asociado a otros productores, se ha de hacer la cría y recría en la propia granja, para lo que se habilitará alguna nave para realizarla. La duración de esta fase depende de la época del año y de la localización, ya que va a variar de la temperatura que haga en el exterior y el hecho de que los pollos estén más o menos tiempo sin salir al parque.

Gallinero de madera y malla
Gallinero de madera y malla

 

Nave gallinero
Nave gallinero

En la nave se ubicarán cercados pequeños de dos metros de diámetro como mínimo (medida variable dependiendo del número de pollos) y de forma circular (para evitar bajas por asfixia debido al apelotonamiento en las esquinas). En el centro de estos pequeños cercados circulares habrá un foco de calor que se mantendrá como mínimo dos semanas. El control de temperatura de estas zonas debe ser muy cuidadoso debido a la vulnerabilidad de los animales en esa etapa de su vida.

Cercos o rodetes.- Durante los primeros 10 días, se usan cercos (rodetes) alrededor de las criadoras para evitar que los pollitos se alejen de la zona de confort. Este cerco debe tener unos 30 0 40 cm de altura y puede ser de cartón, malla de alambre, lámina, etc. Se debe colocar a unos 70 cm del borde de la campana al inicio de la crianza, para ir ensanchandose en los días siguientes.
Cercos o rodetes.- Durante los primeros 10 días, se usan cercos (rodetes) alrededor de las criadoras para evitar al apelotonamiento en las esquinas. Este cerco debe tener unos 30 0 40 cm de altura y puede ser de cartón, malla de alambre, lámina, etc.

Como se ha comentado con anterioridad, la estancia de los pollitos a la intemperie va a depender de la temperatura exterior, por lo que en verano saldrían entre las dos y tres semanas de vida y, en invierno, a partir de la cuarta semana de vida.

Si la explotación d los pollos y la venta de los mismos se va a realizar sin asociarse con ningún otro productor, lo recomendable es trabajar con naves o gallineros pequeños que permitan tener varios lotes en producción con distintas edades para ir sacando a mercado animales con cierta frecuencia. Estos gallineros se distribuyen en una cerca parcelada con alambrado interior que dividirá internamente los distintos parques a los que deberán tener acceso los pollos.

En el caso de estar asociado con distintos productores para la producción y venta de pollos, se podría optar por tener grandes naves con menor lote de animales y mayor número de animales por lote.

Tanto en un caso como en otro los espacios mínimos que se deben cumplir son los siguientes:

Zona Cubierta Zona al aire libre
Nº animales m2 m2 de espacio disponible en rotación/cabeza
Aves de corral de engorde 10 con un máximo de 21 kg de peso vivo/m2 4, siempre que no supere los170 hg/N/ha/año
Polluelos de engorde 2,5 siempre que no en alojamiento móvil 16 con máximo de 30 kg depeso vivo/m2 (solo en alojamientosmóviles que nosuperen los 150 m2 desuperficie disponible y nopermanezcan cubiertos porla noche 2,5 siempre que no supere los170 kg/N/ha/año

Tabla. Espacios mínimos para pollos

Alimentación

En el caso de criar pollitos en granja desde los tres días de edad hasta el momento del sacrificio (que viene a ser de aproximadamente de unos tres meses), el pienso a aportar ha de ser ecológico y adaptado a cada etapa de su vida.

Los animales van a alcanzar en estos tres meses unos 2,5 kg – 3 kg de peso vivo, edad en la que habrán comido casi 9 kg. de pienso por animal.

Sanidad

Similar a las medidas de prevención de enfermedades en ponedoras. A los pollitos se ha de aplicar un plan de vacunación completo que debe indicar un profesional veterinario.

Las diferencias entre la producción avícola ecológica y la convencional, sumado a la mayor mano de obra necesaria, a un mayor coste de alimentación, de amortización del terreno y de comercialización

(el menor volumen vendido aumenta los costes de transporte), justifican del sobreprecio que adquieren posteriormente en el mercado los productos de estas granjas. Es el consumidor final quien decide pagar ese sobreprecio en función del grado de conocimiento sobre los productos ecológicos y sus preferencias.

 

Con información de:

Asociación para el Desarrollo Sostenible del Poniente Granadino
Centro de Formación de la Asociación CAAE

Comentarios

comentarios

No Comments
  1. YSMAEL GARCIA RODRIGUEZ says

    me interesan este tipo de guia porque mi trabajo es en el sector rural,trato directo con los productores de los ejidos, en proyectos de las dependencias federales

Leave A Reply

Your email address will not be published.