Detección de celo en vacas lecheras

0
Rate this post

La detección del celo en vacas lecheras es el primer paso para lograr que se preñen. La perdida de celos es uno de los varios factores que contribuyen con los intervalos entre partos prolongados. Al aumentar el número de celos observados es posible disminuir el intervalo entre partos.

Una detección de celo efectiva motivará al productor a aprovechar la genética superior disponible por medio de la inseminación artificial (IA). Las hijas de toros provenientes de IA generalmente producen 1,200 libras más de leche por lactancia que las novillas producto de servicio natural.

A manera de maximizar la vida productiva, una vaca debe ser servida entre los 80 y 90 días luego del parto. Esto le permitirá producir un nuevo ternero cada 12,5 a 13 meses. Intervalos entre partos más largos poseen un efecto negativo en la vida productiva de la vaca. Ya sea que el productor utilice inseminación artificial o servicio natural, la detección de celo es un componente crítico de un buen manejo reproductivo en la explotación lechera. Cualquiera que sea el caso, el registro de las vacas en celo o fechas de servicio es necesario para predecir celos futuros o fechas de parto y para manejar a las vacas de una manera apropiada.

El celo es un período de aceptación para el apareamiento (receptividad sexual) que normalmente se presenta en novillas pubescentes y vacas no preñadas. Este período de receptividad puede durar de seis a 30 horas y ocurre cada 21 días en promedio. De todas formas, el intervalo entre dos celos puede variar normalmente de 18 a 24 días.

Una vaca está en celo cuando permanece inmóvil cuando es montada por otra vaca o toro (la vaca de la derecha de esta foto)

Signos de celo

La detección de celo en vacas lecheras requiere de una aguda observación. La mayoría de las vacas poseen un patrón de comportamiento que cambia gradualmente desde el comienzo al final del celo. El mejor indicador de que una vaca está en celo es cuando se mantiene quieta y se deja montar por sus compañeras o por un toro.

Una serie de signos, que puede ayudar a identificar vacas que necesitan ser observadas de cerca, se resume en el siguiente cuadro

DEJARSE MONTAR
  • Permanece inmóvil cuando es montada.
  • Muestra signos asociados con el celo temprano y el tardío.
CELO TEMPRANO Y TARDIO
  • Bálidos como los de un toro.
  • Signos generales de nerviosismo.
  • Corridas hacia adelante como si estuviese atacando. La posición de cabeza a cabeza conotra vaca se ve frecuentemente.
  • Golpes o empujones contra los costados de otras vacas.
  • Olfateo de la vulva o la orina de otros animales acompañado algunas veces con inversiónde los orificios nasales.
  • Vacas que se colocan en un círculo, aquella en celo intenta descansar su barbilla en laespalda de la otra. Esto puede conducir o no a la actividad de monta.
  • Vulva rosada e inflamada descargando un moco claro son visibles.
SIGNOS SECUNDARIOS(1)
  • Disminución del apetito y producción de leche.
  • Animales sucios (estiércol en los flancos).
  • Raspaduras y posible pérdida de pelos en la base de la cola.

(1 )Signos no-específicos cuya ocurrencia depende de situaciones particulares

Patrones diarios en los signos de celo

El comienzo de la actividad de celo sigue diferentes patrones, con la mayoría de la actividad durante las últimas horas de la tarde, a lo largo de la noche, y en las primeras horas de la mañana. Las investigaciones muestran que más del 70% de la actividad de monta toma lugar entre las 7:00 de la noche y las 7:00 de la mañana. De manera de detectar más del 90% de las vacas en celo en el hato, las vacas deben ser observadas cuidadosamente en las primeras horas de la mañana, últimas horas de la tarde, y en intervalos de cuatro a cinco horas
durante el día.

Otros factores que influencian la expresión del celo

La expresión y detección de celo pueden ser más o menos fácil dependiendo de un número de factores. Por ejemplo, el tipo de alojamiento de las vacas (establo, establo libre, pastura, camino para caminar a lo largo del alambrado, etc.) provee de varios grados de facilidad para la vaca para expresar signos de celo y para los productores para detectar vacas en celo.

En hatos más grandes, más de una vaca puede estar en celo al mismo tiempo. Cuando esto se presenta, las oportunidades de detectar vacas en celo se incrementa en forma dramática debido a que la actividad de monta también se incrementa considerablemente. Por ejemplo, dos vacas en celo al mismo tiempo (grupo sexualmente activo) hacen que la actividad de monta se triplique. En contraste, factores tales como altas temperaturas y humedad, viento, lluvia, nieve, confinamiento, y condiciones que pueden causar las vacas a patinar o caer, o dolores en las pezuñas tienden a inhibir la expresión de celo.

Ausencia de celo

El celo puede no ser detectado en las vacas por las siguientes razones:

  • La vaca está preñada;
  • La vaca ha parido y el ciclo estral no se ha reestablecido (celo mudo);
  • La vaca está en anestro por una mala nutrición, severa infección del tracto reproductivo, u otras complicaciones luego del parto;
  • La vaca posee un ovario quístico;
  • El productor falla en detectar una vaca que ha entrado en celo.

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.