La falta de lluvias afectó cultivos en Tulancingo

0
Evalúa esta publicación

Hidalgo.- En Tulancingo, la falta de lluvias llevó a productores a tener pérdidas hasta de un 40 por ciento, sobre todo en la cosecha de calabazas y otros productos.

El municipio ocupa el lugar 22 en el Estado, con 8.5 hectáreas sembradas, con un rendimiento de tonelada por hectárea de 10.6, representando apenas el 0.28 por ciento de la producción estatal. El volumen es de 90.1 toneladas.

El primer sitio lo tiene Tecozautla con 953 hectáreas. Le sigue Ixmiquilpan y Mixquiahuala, aunado a Chilcuautla y Metztitlán, de acuerdo a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) en su reporte de 2016.

En esta región de Tulancingo, siembran de marzo a agosto, en el caso de don Genaro Castro, refiere dos hectáreas, pero en esta ocasión no le fue tan bien como esperaba. Dice que bajó la productividad derivado de la sequía.

“Nos faltaron lluvias, pero estamos cosechando las calabacitas para ir a venderlas, las enjuagamos para entregar el producto limpio”.

“El calorón también afectó la productividad de maíz, tengo conocidos que no sacaron lo de otros años”

Por hectárea llega a sacar hasta mil 500 cajas (en 120 pesos cada una), y el peso entre 24 y 25 kilos. En otros años sacaba 600 cajas más. Superaba las dos mil.

“No sé cuántos productores de calabaza seamos en esta ciudad, pero yo creo que somos pocos, porque hay quien se dedica a otras hortalizas; le echamos ganas a lo que nos da la tierra, que en esta ocasión fue poco”.

Empieza la jornada desde las 8:00 de la mañana, para terminar entre 5:00 y 6:00 de la tarde. Y es justo en noviembre cuando empieza la cosecha.

“Cada matita nos puede dar hasta unas cinco calabacitas o más, pero vea, como está la tierra, está seca y ya las hojas hasta amarillas”

Una de las mujeres que la ayuda es Sandra “N”, dice que la espalda y los pies, le duelen, porque la jornada diaria es ardua; se ponen unas botas de hule y andan caminando.

“Pero otros años hemos recogido más, hoy no sacaremos suficiente dinero como pago”.

Ella, percibe 180 pesos al día por cosechar.

Agrega: “Así como están las cosas de caras, sí me apoya en llevar sustento a la familia. La verdad no alcanza para otras cosas pero sí para la comida”.

“Tengo unas vaquitas que ordeño y ya con eso me apoyo cuando no hay trabajo en el campo”, precisa la mujer, originaria de Santa Ana Hueytlalpan.

Genaro dice que lo recolectado, -apoyado de varias personas, algunos de ellos familiares-, lo envía a la Ciudad de México y otra parte se queda en la Central de Abastos.

En ocasiones entre un 50 y 50 por ciento, pero cuando la cosecha es buena, sólo el 25 por ciento se comercializa en Tulancingo y el resto se canaliza.

 

El Sol de Tulancingo

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.