FAO pide a los gobiernos evitar una crisis alimentaria

0

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) advirtió que a menos que se adopten con rapidez medidas para proteger a los más vulnerables, mantener operativas las cadenas mundiales de suministro de alimentos y mitigar los efectos de la pandemia de la COVID-19 en todo el sistema alimentario, “nos enfrentaremos a una crisis alimentaria inminente”.

El análisis del organismo multilateral apuntó que los cierres de fronteras, las cuarentenas y las interrupciones de los mercados, la cadena de suministro y el comercio podrían limitar el acceso de las personas a fuentes de alimentos suficientes, diversas y nutritivas, en especial en los países afectados duramente por el virus o ya afectados por altos niveles de inseguridad alimentaria .

Sin embargo, consideró que no hay necesidad de alarmarse, porque a nivel mundial, hay suficiente comida para todos.

“Pero los responsables políticos de todo el mundo deben actuar con cautela para no repetir los errores cometidos durante la crisis alimentaria de 2007-08, y no convertir una crisis de salud en una crisis alimentaria completamente evitable”, agregó.

La FAO afirmó que a medida que el virus se propaga, los casos aumentan y las medidas se endurecen, hay innumerables formas en que el sistema alimentario mundial se verá puesto a prueba y se tensará en las próximas semanas y meses.

“La enfermedad se extiende rápidamente. Ya no es un problema regional, sino un problema mundial que requiere una respuesta a nivel global. Sabemos que al final retrocederá, pero no cuán rápido sucederá. También sabemos que esta conmoción es algo inusual ya que afecta a elementos significativos tanto en el suministro como en la demanda de alimentos”, señaló.

A partir de abril y mayo, la organización espera “interrupciones en las cadenas de suministro de alimentos, por las restricciones de movimiento, así como el comportamiento básico de aversión de los trabajadores, que pueden dificultar el trabajo de los agricultores y que los procesadores procesen alimentos.

La escasez de fertilizantes, medicamentos veterinarios y otros insumos podría afectar a la producción agrícola; los cierres de restaurantes y las compras de comestibles menos frecuentes disminuyen la demanda de productos frescos y pesqueros, lo que afecta a los productores y proveedores. Los pequeños agricultores son particularmente vulnerables.

Mencionó que las interrupciones son mínimas y el suministro de alimentos ha sido adecuado, por lo que los mercados han permanecido estables. Las reservas mundiales de cereales se encuentran en niveles holgados y las perspectivas para el trigo y otros cultivos básicos importantes para 2020 son positivas.

Aunque ya considera probable una menor producción de alimentos básicos de elevado valor (es decir, frutas y hortalizas), señaló que todavía no se percibe debido a los cierres y la interrupción de la cadena de valor.

Consideró que el bloqueo de las rutas de transporte es particularmente perjudicial para las cadenas de suministro de alimentos frescos y puede dar lugar también a un aumento de los niveles de pérdida y desperdicio de alimentos, toda vez que es probable que las restricciones al transporte y las medidas de cuarentena impidan el acceso de los agricultores a los mercados, frenando su capacidad productiva y obstaculizando la venta de sus productos.

También hace notar que la escasez de mano de obra podría afectar a la producción y elaboración de alimentos, en particular en el caso de los cultivos intensivos en mano de obra.

Mencionó que no se prevén subidas bruscas de precios en los principales productos básicos en los que hay suministros, existencias y la producción es intensiva en capital, pero son más probables en el caso de los productos básicos de alto valor, sobre todo la carne, a muy corto plazo, y los productos básicos perecederos.

Finalmente establece que los países en desarrollo y África “corren un riesgo especial, ya que la enfermedad puede provocar una reducción de la mano de obra y afectar a las formas de producción con alto coeficiente de mano de obra (agricultura), pero también porque la mayoría de los países afectados por crisis alimentarias se encuentran en África subsahariana”.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscribete a nuestro Boletín

Únete a nuestra lista de correo para recibir noticias y actualizaciones importantes de Panorama Agrario.

Te has suscrito exitosamente