La mecanización agrícola en tiempos del COVID-19

0

La pandemia del COVID-19 continúa transformando la forma en que opera el mundo, y los sistemas de producción agrícola no están exentos.

Incluso en países que han identificado al sector agrícola como esencial, las restricciones continuas en el transporte y la libertad de movimiento están causando interrupciones en toda la cadena de valor — con un impacto potencialmente devastador en los sistemas alimentarios ya frágiles en América Latina, África subsahariana y Asia del Sur.

Teniendo esto en cuenta, los agrónomos de sistemas y los especialistas en mecanización del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), discuten el impacto de las restricciones en el trabajo y la producción agrícola, y el papel que puede desempeñar la mecanización agrícola para abordar los nuevos desafíos.

¿Cuáles son las implicaciones de la escasez de mano de obra agrícola que están surgiendo en África y América Latina como resultado de las restricciones del COVID-19?

Frédéric Baudron: La pandemia ha demostrado que los sistemas de producción de alimentos en todo el mundo —incluso en países donde se cree que la agricultura está altamente mecanizada— dependen en gran medida de la mano de obra agrícola.

A menudo se presenta a África como un continente dominado por granjas que dependen principalmente del trabajo de los miembros de la familia. Por lo tanto, uno podría esperar que África se salvaría de las consecuencias de la falta de disponibilidad y/o la imposibilidad de pagar mano de obra. Sin embargo, un estudio reciente del CIMMYT muestra que los sistemas agrícolas en África dependen mucho más de la mano de obra contratada de lo que comúnmente se piensa, y que la dependencia casi total de la mano de obra familiar es un mito. Dependiendo del sistema agrícola, una pérdida completa de mano de obra pagada podría conducir a una disminución de la productividad de hasta un 20% en el este y del sur de África. La mano de obra pagada también puede ser reemplazada por el trabajo infantil.

Debido a que la mayor parte de la producción en el continente es de secano durante una sola temporada, la mayoría de los agricultores solo siembran y cosechan una vez al año, lo que hace que el momento de cada tarea sea fundamental. Un retraso en la siembra debido a la escasez de mano de obra —como ocurrirá pronto en Etiopía— podría conducir a rendimientos dramáticamente reducidos. Un retraso en la cosecha —como se experimenta actualmente en Zimbabue— significa que es probable que una gran parte de la cosecha se eche a perder en el campo.

Jelle Van Loon: La situación es similar para México y el corredor general de América Central, aunque el ciclo principal de producción apenas está comenzando. La preparación adecuada de la tierra y la siembra oportuna son fundamentales, no solo en términos de producción de alimentos y logro de rendimientos adecuados, sino también para garantizar que los agricultores tengan un ingreso estable al final del año. Esto es especialmente importante ahora, ya que las reservas financieras y de alimentos se están reduciendo a un ritmo más rápido debido a las restricciones del COVID-19 que afectan en gran medida la demanda en los mercados informales.

Un operador demuestra el uso de una sembradora Starwheel en Zimbabue. (Foto: Frederic Baudron/CIMMYT)

¿Observan una situación similar en Asia del Sur?

Timothy Krupnik: Dependiendo del país, hemos visto interrupciones abruptas en el movimiento de la mano de obra agrícolas —por ejemplo, en la India, donde millones de trabajadores migrantes no han podido viajar a casa durante el confinamiento— o una afluencia de personas de las zonas urbanas que huyeron a sus pueblos cuando comenzó el confinamiento.

En este último caso, uno podría esperar que esto aumente la disponibilidad de mano de obra para la agricultura, pero tendimos a observar lo contrario. La gente sigue muy asustada de salir de sus hogares, por lo que incluso en las zonas rurales que vieron una afluencia de personas, la disponibilidad de mano de obra no ha aumentado forzosamente. Cuando los trabajadores están dispuestos a trabajar, nuestro análisis inicial de la evidencia indica que los costos laborales diarios también han aumentado considerablemente debido a los riesgos de propagación de infecciones. En cualquier situación, los pequeños agricultores que necesitan contratar mano de obra para asegurar las actividades fundamentales de manejo de cultivos como la siembra o la cosecha están sufriendo. También están surgiendo informes sobre el aumento del trabajo infantil en la región, ya que las escuelas están cerradas y los agricultores con pocos recursos asignan a los miembros de la familia y a los niños a trabajar ya que no pueden permitirse contratar mano de obra.

M.L. Jat: Me gustaría citar el ejemplo específico de rotación intensiva de arroz y trigo en la India y en los corredores de la Revolución Verde en la llanura indogangética, que proporcionan la mayor parte de los cereales de la canasta nacional de alimentos. Un análisis ex ante sobre las consecuencias de la migración inversa de la fuerza laboral agrícola y el distanciamiento social debido al COVID-19 reveló que es probable un retraso de dos semanas en el trasplante de plántulas de arroz, lo que retrasará la cosecha de arroz y, en consecuencia, retrasará la siembra de trigo. Potencialmente, esto conducirá a pérdidas de producción de arroz y trigo del 10 al 25%, por un valor de hasta $ 1.5 mil millones.

Además, el poco tiempo que transcurre entre la cosecha de arroz y la siembra de trigo puede aumentar aún más la incidencia de la quema de residuos de arroz. Este es un problema grave que crea problemas de salud importantes y puede exacerbar la amenaza del COVID-19 al aumentar las tasas de infección y la gravedad de la enfermedad.

Krupnik: La situación ha aumentado el interés y la política de apoyar el uso de maquinaria a escala apropiada para operaciones como la cosecha. En Bangladesh, por ejemplo, hubo un riesgo reciente y muy grave de perder gran parte de la cosecha de arroz, ya que el monzón comenzó antes y las inundaciones repentinas han sido motivo de preocupación. Sin mano de obra para cosechar el cultivo, los proyectos liderados por el CIMMYT como la Iniciativa de Sistemas de Cereales para Asia del Sur – Actividad de Mecanización y Extensión (CSISA-MEA, en inglés) han desempeñado un papel clave para ayudar al movimiento de cosechadoras y segadoras de cultivos a áreas en riesgo de pérdidas de cosecha y ayuda a asegurar que la cosecha de arroz se haga a tiempo.

Parece que estas máquinas fueron fundamentales para evitar la pérdida de cultivos. ¿Esto significa que la mecanización tiene un papel clave que desempeñar para disminuir el impacto de esta escasez de mano de obra?

Krupnik: Durante la crisis del COVID-19, la maquinaria a escala apropiada se ha vuelto aún más importante para mitigar la escasez de mano de obra. Trabajamos para facilitar la disponibilidad de maquinaria a escala apropiada, no solo para que los agricultores puedan comprar y usar equipos, sino también alentando a aquellos que poseen maquinarias a convertirse en proveedores de servicios empresariales que ofrezcan preparación de la tierra, siembra, riego, cosecha y poscosecha eficientes y mecanizados a otros agricultores a un precio asequible por el servicio.

Esta es una situación beneficiosa para todos los agricultores que no pueden acceder o pagar los costes crecientes de la mano de obra. En la crisis del COVID-19, estos arreglos ayudan a responder a la escasez de mano de obra en lugares donde los agricultores de escasos recursos son los más necesitados, y también permiten a los agricultores realizar las labores fundamentales mientras mantienen y fomentan el distanciamiento social.

Baudron: En los últimos siete años, el CIMMYT y sus socios han perfeccionado las tecnologías y desarrollado modelos de entrega —basados en proveedores de servicios rurales respaldados por empresas del sector privado— para escalar el uso de máquinas pequeñas en el este y sur de África. Estos son rentables tanto para los agricultores como para los proveedores de servicios y reducen enormemente los requerimientos de mano de obra.

En Zimbabue, descubrimos que los requerimientos de mano de obra eran 15 veces menores al sembrar un campo de maíz con una sembradora directa impulsada por un tractor de dos ruedas, y 23 veces menor usando una tecnología similar para sembrar trigo en Ruanda, en comparación con el método convencional basado en mano de obra y fuerza tiro. Una tonelada de maíz que requiere del trabajo de 12 personas durante un día completo para descascarar manualmente, puede desgranarse en una hora utilizando un pequeño desgranador de doble mazorca que cuesta alrededor de 300 dólares.

Jat: Las decisiones políticas apresuradas de los gobiernos subnacionales y nacionales sobre la facilitación de operaciones más mecanizadas en las regiones de producción intensiva en mano de obra de arroz y trigo abordarán los problemas de disponibilidad de mano de obra y contribuirán a mejorar la productividad de la siguiente cosecha de trigo en rotación, así como a la sustentabilidad general del sistema. Nuestro análisis ex ante sobre las implicaciones de la escasez de mano de obra en la rotación de arroz y trigo en las llanuras indogangéticas debido al COVID-19 indica que la adopción de una mecanización agrícola a escala apropiada tiene el potencial de estabilizar la producción de alimentos, así como de reducir las pérdidas de ingresos y las oleadas de contaminación atmosférica en el noroeste de la India.

Cosechando maíz en México. (Foto: CIMMYT)

La situación en las regiones que cada uno de ustedes ha mencionado es única, pero ¿hay alguna tendencia global que hayan notado? Y si es así, ¿pueden otras regiones aprender de estas experiencias?

Krupnik: Una gran parte de lo que hacemos como instituto de investigación y capacitación es facilitar el intercambio de información entre continentes y países. Se pueden compartir diferentes tipos y diseños de maquinaria que se pueden usar en circunstancias similares, al igual que los modelos comerciales que respaldan a los proveedores de servicios.

Es importante destacar que parte del concepto de ‘mecanización a escala apropiada’ también es aprender cuándo y dónde la maquinaria tiene sentido — donde el trabajo no es escaso y las comunidades rurales dependen en gran medida de los ingresos de la mano de obra para mantener sus comunidades, algunas formas de mecanización pueden no ser apropiadas. Trabajamos para comprender estas dinámicas y apuntar a las maquinas correctas en el momento y lugares correctos.

Van Loon: Además de reducir la presión sobre la mano de obra disponible y aliviar el trabajo pesado, los equipos agrícolas modernos adaptados a las necesidades de los pequeños productores también pueden aumentar la competitividad, ya que permiten una mayor precisión y eficiencia.

En este sentido, la mecanización a escala apropiada puede estimular la transformación rural incentivando cadenas de valor cortas y eficientes al tiempo que garantiza un suministro estable de alimentos — aspectos que se han vuelto esenciales para navegar la crisis actual.

¿La pandemia actual ha presentado nuevas perspectivas en términos de cómo consideran el trabajo y la mecanización?

Baudron: A menudo observamos el rendimiento y el área plantada con cultivos básicos para evaluar la situación de seguridad alimentaria de un país durante un año en particular. Esta pandemia nos ha demostrado que debemos prestar más atención a la productividad laboral. En muchos países, los responsables políticos y los agentes de desarrollo temen que la mecanización desplazará a la mano de obra, pero la dependencia de la mano de obra para los cultivos básicos es una amenaza para la seguridad alimentaria, como vemos actualmente en África y Asia del Sur.

Si la producción de frutas, verduras, cultivos comerciales, etc. continuará dependiendo del trabajo manual, es esencial, en mi opinión, que las tareas fundamentales en la producción de alimentos básicos sean mecanizadas, particularmente la siembra y la cosecha. Esto garantizará la resistencia de los sistemas alimentarios nacionales en caso de una interrupción futura similar a la pandemia del COVID-19.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscribete a nuestro Boletín

Únete a nuestra lista de correo para recibir noticias y actualizaciones importantes de Panorama Agrario.

Te has suscrito exitosamente