Pulgón amarillo invade sembradíos de sorgo

Matamoros, Tam. Por el alto riesgo de afectación que puede causar el pulgón amarillo en el cultivo de sorgo, Jaime Lira Arellano afirma que los agricultores de Matamoros están a tiempo de evitar su presencia, combatiéndola de manera biológica, toda vez que se ha comprobado ya su presencia en los municipios vecinos.

El técnico del Campo Experimental de Río Bravo dijo que por fortuna, en el Centro Reproductor de Organismos Benéficos (CROB) hay suficiente producción de Crisopa que puede ser utilizada como método de prevención y que su adquisición y liberación no representa un gasto fuerte para los agricultores.

Sobre los riesgo s que existen de que la plaga llegue al municipio de Matamoros, dijo que son altos, toda vez que ya en San Fernando y Río Bravo se comprobó su presencia, de ahí que las recomendaciones son en el sentido de que es necesario tomar todas las medidas necesarias.

Lira Arellano recordó que el pulgón amarillo apareció por primera vez en Tamaulipas en el ciclo Primavera-Verano del 2014 y que en ese entonces, al tomar desprevenidos a los agricultores, causó perdidas totales en un 45 por ciento de la superficie sembrada de sorgo, otro 40 por ciento se reportó con daños parciales y sólo un 15 por ciento se logró cosechar sin afectaciones.

En ese tiempo, agregó, “las pérdidas fueron millonarias y no queremos que vuelva suceder lo mismo”.

Para que no sea así, dijo que en el CROB de Matamoros hay suficiente producción de Crisopa, que es un insecto benéfico que se alimenta de esta plaga que puede ser utilizada por los productores como una medida preventiva ahora y evitar que se reproduzca.

Recordó que la utilización de controles biológicos debe aplicarse por lo menos en 4 ocasiones en los cultivos de sorgo, en los alrededores de los predios y eliminar la maleza que sirve de hospedera.

También dijo que es necesario que los productores de sorgo notifiquen de inmediato a sus organizaciones y al Inifap de cualquier brote de la plaga.

El Mañana

Comentarios

comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *