“Earl” favorece a campesinos de dos comunidades en Yucatán

0
Rate this post

En Oxkutzcab, las intensas lluvias que anteayer causó el huracán “Earl” beneficiaron a los agricultores dedicados al cultivo de maíz, pues con la humedad terminarán de sembrar y la plantación se desarrollará para arrojar una buena cosecha.

Debido a que en esta temporada de lluvias las precipitaciones no fueron uniformes, varios campesinos no habían terminado de sembrar y temían que se les acabara el ciclo para realizar dicha actividad.

De acuerdo con los campesinos Pedro Góngora Chab, Avelino Maas Gómez y Paulino Ku Yam, la humedad que habría en la tierra les bastaría para decir que las plantas de elote tendrán un buen desarrollo hasta espigar y lograr la cosecha.

En el municipio son cerca de 2,000 campesinos los que se dedican al cultivo de maíz y que aprovechan la temporada de lluvias debido a que las superficies que trabajan no cuentan con sistema de riego.

El maíz se cultiva anualmente y es la principal fuente de ingreso de los campesinos de 10 comunidades con los que cuenta el municipio.

El paso del huracán “Earl”, de acuerdo con el director de Protección Civil, Juan Gabriel Vela Gómez, no dejó afectaciones por inundaciones tanto en los huertos frutales y cítricos.

Durante un recorrido en las zonas de alto riesgo como las colonias Ermita, Venustiano Carranza y San Dieguito, se observó que no se registraron familias afectadas; con ese mismo saldo se encuentra la comunidad de Huntochac.

En Tzucacab, las lluvias que ocasionó “Earl” también beneficiaron a los productores de la comisaría de San Salvador Pisté Acal, quienes no habían podido sembrar por la falta de lluvia.

Plagas de mapaches

Anteayer jueves apenas terminó la lluvia, comenzaron a sembrar maíz. Los productores señalaron que están arriesgando la semilla porque temen que se inunde la tierra y sean atacadas por plagas de mapaches.

A mediados de julio agricultores de la comisaría de San Salvador Pisté Acal pasaban serios apuros debido a que hacía mes y medio que no llovía, un 50% de los cultivos de maíz se estaban muriendo y el otro 50% de las tierras no se pudieron sembrar, dijeron que no podían hacer nada debido a que no cuentan sistemas de riego, tienen un pozo pero les hace falta energía y el sistema de riego.

Ese día el comisario municipal y ejidal, Benito Aké Caamal y Leonardo Várguez Aké respectivamente, en representación de los productores dijeron que en el campo hay preocupación porque hace unos 45 días que no ha llovido y unas 60 hectáreas de tierras están en riesgo de no hacerlas producir.

Los que sembraron su maíz no había crecido y la otra mitad que no había sembrado estaba en riesgo de no poder sembrar y perder este ciclo de producción porque ya estaba pasando la temporada de siembra.

Ayer viernes durante un recorrido por esa comisaría, se observó a varios agricultores sembrando sus tierras y comentaron que gracias a la tormenta “Earl” se mojó bien la tierra y enseguida comenzaron con la siembra.

—Las lluvias estuvieron bien, mojaron la tierra pero no se inundó, eso es bueno para sembrar en las partes de ‘acalché’ ya que si hay exceso de agua, no se puede sembrar porque al hacer el agujero brota el agua y la semilla es sacada y si queda dentro de agua no germina y se pierde —dijo el campesino José Lorenzo Marín Gómez.

—Por segunda vez voy a sembrar dos hectáreas de maíz, la primera fue a mediados de junio, hice una inversión para sembrarlo con la esperanza de que la lluvia no tarde en caer pero no llegó y se perdió la semilla, por eso estaba en espera de que llegue la lluvia, ayer (por el jueves) cuando se mojó bien la tierra comenzamos otra vez con la siembra —agregó.

—Pensamos que estamos arriesgando otra vez la semilla porque está iniciando la temporada de ciclones y pueden inundarse los sembrados porque la tierra que trabajó es “acalché”, por eso cada año lo siembro adelantado porque que cuando se comience a inundarse, la cosecha ya se logró.

Por su parte, Bertoldo Aké Canul dijo que anteayer jueves sembró unos cinco mecates de maíz, aprovechando la humedad, pero cuando llegó ayer a sus tierras se encontró con que el mapache ya había sacado semilla.

Calculó que el mapache se comió cerca de un mecate de lo que se sembró y seguro regresaría anoche para sacar lo que quedó. Este problema es a lo que se enfrentan todos en esta unidad.

Diario de Yucatán

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.