Investigación prevé que cambio climático eliminará especies de encino

0

Después de realizar una simulación de cambio climático en Sierra de Álvarez, San Luis Potosí, el investigador Ernesto Iván Badano concluyó que habrá menos germinación de bellotas y que las plántulas (primer estado de un árbol) tendrán mortalidad mayor.

Esto provocara la desaparición local de dos a tres especies de encinos, al tomar en cuenta que el cambio climático es un fenómeno irreversible, cuya intensidad dependerá de las acciones se tomen para mitigar la emisión de gases de efecto invernadero.

Así lo señaló el investigador de la División de Ciencias Ambientales del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT).

De acuerdo con la investigación experimental en Sierra de Álvarez, en los próximos 30-50 años habrá menos “nacimientos” de árboles y estos individuos jóvenes van a morir con mayor frecuencia, en comparación con lo que ocurre bajo el clima actual.

En un comunicado del Instituto, Ernesto Badano explicó que esto cambiará los patrones de diversidad de encinos en México, donde esos cambios van a estar dominados por extinciones locales de especies.

En muchos casos, añadió, no habrá otras especies de árboles que reemplacen a las que se extingan, lo que puede provocar la pérdida de servicios ambientales importantes para los humanos como la provisión de agua dulce, la fijación de carbono y la depuración atmosférica, entre otros servicios que actualmente proveen estos bosques, por lo que el trabajo realizado es una ventana al futuro.

El investigador explicó que establecieron “unidades experimentales donde simulamos las condiciones de cambio climático, las que incluían cámaras de techo abierto de acrílico para aumentar la temperatura y refugios de lluvia para disminuir la precipitación a niveles predichos para mediados de este siglo”.

En Sierra de Álvarez, ocurrirá que las bellotas, que son el fruto que contiene a las semillas de los encinos, germinarán menos en escenarios de cambio climático porque “serán parasitadas con mayor frecuencia por insectos, perdiéndose hasta el 80% de ellas”.

Además se tendrá otro efecto como la desecación, ya que las bellotas tienen que germinar de manera casi inmediata porque son semillas recalcitrantes (pierden su capacidad de germinar a medida que pierden agua).

“Si las ponemos en un escenario donde llueve menos y hace más calor, su capacidad germinativa va a disminuir. Así, además de ser más depredadas por insectos, aquellas que no sean parasitadas van a desecarse con mayor intensidad”, puntualizó.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.