Siembran alevines de tilapia en sistemas lagunares de Tabasco

0
Rate this post

En nueve sistemas lagunares del municipio de Centro se han sembrado en año y medio más de dos millones de alevines de tilapia para repoblarlos y que pescadores de la zona puedan, tanto alimentarse como abastecer al mercado.

El director de Desarrollo municipal, José Arturo Contreras Pérez, refirió que en los alrededores de las 23 lagunas que integran esos sistemas, viven tres mil 500 familias con pescadores libres o integrados en 21 cooperativas pesqueras o permisionarios.

En entrevista con Notimex, mencionó que antes de diciembre próximo se repoblarán los cuerpos lagunares con tres millones de alevines más, aunque se espera concluyan las actuales condiciones de escasez de lluvias, pues con los niveles bajos no es conveniente la siembra.

“Viene lo más fuerte en los próximos meses, le calculo que este mes de agosto con las precipitaciones suba el nivel para garantizar la siembra en las mejores condiciones, en decisión conjunta con los productores”, comentó.

Los alevines que se siembren, dijo, podrán crecer y tener la talla adecuada antes de la Semana Santa de 2016, cuando pesan más de 500 gramos.

Refirió que con lo depositado en los últimos meses, dentro de 120 días los pescadores ya pueden extraer ejemplares para su consumo y comercialización.

“Hablamos de dos mil 500 toneladas de pescado y eso garantiza el abasto para la comida y la demanda del mercado en Centro (Villahermosa)”, destacó.

Los alevines, explicó, se crían en el Centro Acuícola Municipal y son de la especie tilapia nilotica, donde se cuenta con 400 reproductores hembras y 200 machos.

Además, se compran alevines a otros centros reproductores como la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) y se busca que la talla no sea menor a los tres centímetros para que sean crías que puedan defenderse ya en las lagunas.

“Los pescadores nos indican dónde es el mejor lugar para hacer la siembra, con agua limpia y mayor profundidad, pues al final son ellos los que van a aprovecharlos”, reconoció.

El funcionario señaló que es responsabilidad de los pescadores el usar mallas de arrastre del calibre necesario para atrapar las tilapias con el tamaño adecuado y no sacar peces de menos de 300 gramos.

El auge en el consumo de pescado, mencionó, se evidencia con la llegada de vehículos foráneos que acuden a las cooperativas para adquirir el producto, lo cual significa que se extrae tilapia de buena calidad genética y acorde a lo que necesita el mercado.

“Están bien organizados en eso, les faltaba producto y cuando llegamos la especie tenía talla pequeña, pero es lo que tenían para vender. Ahorita se dan el lujo de tener animales más grandes y eso se refleja en precio y más ingresos”, comentó Contreras Pérez.

Para cuidar la calidad ambiental en los sistemas lagunares, apuntó que se cuenta con una plantilla de biólogos que realizan inspecciones y hasta ahora no hay contaminación que impida el crecimiento de los peces y su calidad.

Precisó que el Centro Acuícola Municipal tiene capacidad para producir hasta millón y medio de alevines al año, pero depende del manejo y otros factores.

Consideró que el paso siguiente será introducir especies nativas o endémicas como la castarica, tenguayaca, robalo o pejelagarto, aunque su costo en alevines es más alto que el de tilapia, sobre todo por su sabor.

Las lagunas donde se han sembrado más alevines son El Horizonte, El Pucte, Río González, La Manga, Sabanas Nuevas, San Román, Jicalito, Ismate y Chilapilla, Cocoyol, La Vigía, Los Micos y Corozal.

Además, Laguna Traconis, Arroyo, El Zapote, El Rosario, El Cuy, Torno Largo, La Mahagua, La Pera, Playa Larga, El Padre y El Pueblo, así como en diversas comunidades.

Por separado, el investigador de la UJAT, Mario Fernández Pérez, comentó que lo importante es la siembra de especies en los cuerpos de agua en la entidad, sobre todo de especies nativas para evitar que desaparezcan por su captura y falta de repoblación.

Mencionó que la tilapia es una especie que crece bien, es resistente al manejo y en seis meses ya está lista para vender con un peso de medio kilogramo.

Pero el caso de las nativas como la tenguayaca, está requiere de hasta 22 meses para alcanzar ese peso y la castarica unos 18 meses, por lo cual es difícil una inversión fuerte para su reproducción y siembra.

El especialista en biología y reproducción de peces indicó que en la División Académica de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la UJAT se ha trabajado en la mejora genética de la tenguayaca y la castarica.

En la primera ya se tiene una generación mejorada de crecimiento y de la castarica se han logrado ya dos generaciones mejoradas con resultados relevantes, dijo.

NTX

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.