Proponen reducir a la mitad tierra de cultivo para salvar naturaleza

0

Según investigadores la mejor opción para reducir el cambio climático, recuperar al planeta y retrasar la extinción es olvidarse de la agricultura ecológica: obtenga lo mejor de las mejores tierras de cultivo, devuelva el resto a la naturaleza y alimente al mundo.

Una vez más, los científicos han demostrado que los humanos pueden restaurar aproximadamente la mitad del planeta como un hogar natural para todos, al mismo tiempo que alimentan a una población en crecimiento y limitan el cambio climático.

Eso no significa que sucederá, o que podría suceder fácilmente, pero una vez más aborda uno de los desafíos permanentes del crecimiento demográfico y la pérdida potencialmente devastadora de la biodiversidad de la que dependen todas las especies individuales, los humanos más que la mayoría, para sobrevivir.

¿Cuál es la respuesta? Simplemente cultivar de manera más eficiente e intensiva, para maximizar el rendimiento de las tierras más adecuadas para los cultivos y dejar que la naturaleza reclame las hectáreas que ya no son tan productivas.

Todavía más efectivo sería liberar la mayor cantidad de tierra posible en aquellas regiones que a los ecologistas y biólogos llaman “puntos críticos de biodiversidad”, como los bosques donde las poblaciones de especies están en su apogeo.

Investigadores europeos argumentan, en un estudio publicado en la revista Nature Sustainability, que a medida que se cultivara menos tierra, pero con mayor intensidad, las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura se reducirían, como también lo haría el uso del agua.

“La expansión de las tierras de cultivo no es inevitable y existe un potencial significativo para mejorar la eficiencia actual del uso de la tierra. Las principales preguntas que queríamos abordar eran cuánta tierra de cultivo podría ahorrarse si se lograran rendimientos de cultivo alcanzables a nivel mundial y se cultivaran donde son más productivos”, comentó Christian Folberth, científico del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) en Austria, quien dirigió el estudio.

“Además, queríamos determinar las implicaciones para otros factores relacionados con el sector agrícola, incluidos los requisitos de fertilizantes y agua de riego, emisiones de gases de efecto invernadero, potencial de secuestro de carbono y hábitat de vida silvestre para especies amenazadas”, añadió.

El problema es enorme y enormemente complejo. El cultivo representa el 5 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de la actividad humana, y en el mundo, alrededor del 70 por ciento del agua dulce extraída de ríos y acuíferos se destina al riego.

Las poblaciones humanas continúan en aumento, mientras las ciudades siguen su expansión por todo el campo y para finales de siglo, podría haber más de 9 mil millones de personas para alimentar.

Además, el calentamiento global va en aumento y amenaza con disminuir los rendimientos de cosecha en una amplia gama de cultivos, junto con el valor nutritivo de los alimentos básicos.

Esto representa una amenaza para las economías e incluso para la vida humana: casi todos los recursos (medicamentos y medicamentos antibióticos, alimentos, eliminación de desechos, telas, materiales de construcción e incluso aire y agua frescos) evolucionaron en ecosistemas intactos mucho antes de que llegara el Homo sapiens, y los servicios que proporciona cada elemento dependen en última instancia de la supervivencia de esos ecosistemas.

Por lo tanto, el desafío es restaurar y volver a la naturaleza alrededor de la mitad de la tierra que ya usan los humanos, al tiempo que alimentamos a lo que podrían ser dos mil millones de personas adicionales y se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, sin afectar el desarrollo en las naciones más pobres.

Folberth y sus colegas de Eslovaquia, Francia, Bélgica, España y el Reino Unido no son los primeros en argumentar qué se puede hacer. Los científicos analizaron datos de 16 especies de cultivos principales en todo el mundo para calcular cómo reducir a la mitad el uso de las tierras, con el uso cuidadoso de los cultivos correctos en los suelos más adecuados y con un alto uso de fertilizantes, y la otra mitad podría ser devuelta.

El consumo de fertilizantes seguiría siendo el mismo, pero las emisiones de gases de efecto invernadero y el uso del agua caerían, mientras que más tierra quedaría libre para secuestrar carbono atmosférico.

Habría costos (la contaminación por nitrógeno aumentaría en algunos lugares y muchos agricultores rurales se volverían aún más pobres), por lo que es necesario pensar más.

El punto es que, en principio, debería ser posible alimentar a las personas, abandonar las tierras de cultivo al mundo natural y reducir las emisiones al mismo tiempo, lo que muestra que la expansión de las tierras de cultivo no es inevitable y hay un potencial significativo para mejorar la eficiencia actual del uso de la tierra, dijo Michael Obersteiner, otro autor, ahora en el Instituto de Cambio Ambiental de Oxford.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscribete a nuestro Boletín

Únete a nuestra lista de correo para recibir noticias y actualizaciones importantes de Panorama Agrario.

Te has suscrito exitosamente